Las5A7

Las 5 A que componen la verdadera INTENCIÓN del Coaching

Feliz Lunes y con este culminamos oficialmente el primer semestre de 2022, ahora comienza 2022 Parte II. Un año donde justo cuando nada de lo que ocurre, nos puede sorprender, lo sigue logrando. Mientras tanto Coaching sigue siendo una pieza de crecimiento a medida que surgen más casos de éxito del efecto final en nuestras intervenciones con clientes.

¿En qué andamos en ILC Academy? En este momento estamos diseñando una nueva iniciativa para hacerles llegar casos de Coaching en el mundo real. Se habla demasiado de técnica y filosofía del Coaching, pero lo que no escucho son casos.

¿Qué es lo que realmente hacemos? ¿Qué es lo que nos llega? ¿Qué es lo que sentimos al estar cara a cara uno, dos y hasta 7 veces al día con diferentes tipos de clientes?

De todo lo que acontece en el Mundo del Coaching, considero que la pieza central de un proceso real, dependen de dos cosas.

  • Una tiene que ver con una habilidad desarrollada rigurosamente, una competencia que requiere concentración, foco y disciplina. Es el factor de la Escucha Profunda y Activa. Su propósito es permitir que el cliente se sienta libre y reconocido, al dejar fluir las ideas, ocurre la magia.

Pero solo la escucha no es suficiente. Debe existir un segundo elemento.

  • Uno que depende de tu calidad como persona, tu genuina disposición de CREER en el proceso que estás ofreciendo. Es la INTENCIÓN. El Poder de la intención tiene un efecto subyacente muy poderoso. Va a definir el tono, la cadencia, el ritmo y el flujo de la conversación con el cliente. La intención es la razón por la cual vas a querer aprender todo lo que esté a tu alcance para perfeccionar tu práctica.
  • Comienza por darte cuenta que Coaching permite expansión, y que al escuchar sueños, metas, objetivos surge la manifestación de la persona a la cual estás coacheando.

    Tu intención es CREER.

  • Si no crees en tu coachee, no lo coachees.

    Si en una sesión genuina de coaching, uno a uno, cara a cara, en privado sin observación alguna, me expresas la respuesta a la pregunta ¿Qué es lo que quieres? Vas a responder la verdad. La verdad se siente diferente. Y ahí es donde comienzo a mirar detrás de los ojos, a la persona que dices que quieres llegar a ser. Ahí es donde sé que la sesión se va volver interesante, y es un feeling que impulsa la INTENCIÓN.

Las 5 A del Dr. David Richo.

El Dr. David Richo de Santa Barbara California, nos presenta 5 A que se transfieren al otro en una relación de amor real, estas 5 A, están presente en toda sesión de coaching donde se logra ese efecto final de expansión, elevación y crecimiento. https://davericho.com/

Primero definamos lo que se debe hacer para escuchar, a niveles profundos, que es una competencia, una maestría, y elemento central dentro de las teorías científicas del coaching. Se requiere que prestes ATENCIÓN. Nacemos con una inalienable necesidad primitiva de merecer y necesitar atención plena. Se logra instintivamente. La mamá leona no está pendiente de ninguna otra actividad al amamantar a su cría. Atiende por completo en FLOW, la tarea a ejecutar. Presencia total. Quien te presta atención te ama. Para escuchar, necesitas prestar atención. Punto. Dime ahora si en Coaching hay o no transferencia.

Pero no se queda ahí en ATENCIÓN. El segundo factor de tu intención es la ACEPTACIÓN.

Estas Cinco A son “los ingredientes esenciales de amor, respeto, seguridad, apoyo y forman parte de la práctica que se cultiva con meditación y el camino a la autocompasión.”

Aceptamos al cliente como es. No queremos cambiarlo, no hace falta. Coaching parte del principio de que todas las respuestas están allí, muy dentro de ti, como dice Lao Tzu, “tú tienes la respuesta, sabes quién eres, y que tienes que hacer.” ¡Por Dios!, está en todos los libros de coaching en todos los seminarios, en toda columna y pergamino del reino. Esta aceptación hace que el cliente se sienta seguro, seguro de darse a conocer a expresarse libremente hay esa conexión es tan profunda, que una persona que se sienta aceptada está recreando una carencia que no tuvo de niño. Dime ahora qué Coaching no sana.

Pero aquí es donde se pone bueno el trabajo del Dr. Richo, y es la conexión con la intención del Coaching y la razón por la cual NO hay transferencia. No solo es imposible al coachear sino que es irracional. Amar es ser amable, hábil para dejarse amar.

APRECIO es lo que ves en el Coachee desde quien realmente eres. Delante de ti hay un ser extraordinario, y tienes el honor y privilegio de habértelo encontrado en su camino, en su Viaje Heroico. Eres la guía en el umbral hacia el mundo mágico de la aventura, si me permiten fumarme a Joseph Campbell por un momento. Eres Hagrid de Harry Potter, eres Mickey de Rocky, eres Maverick en Top Gun, y sabes que no es el avión, es el “piloto que está en la caja…”

Pero aquí es donde se pone bueno el trabajo del Dr. Richo, y es la conexión con la intención del Coaching y la razón por la cual NO hay transferencia. No solo es imposible al coachear sino que es irracional. Amar es ser amable, hábil para dejarse amar.

Aprecio le da profundidad a ACEPTACIÓN, es un sentimiento real de ver a la persona como única, especial, extraordinaria, en contemplación, sin decírselo mucho. Cada cliente es un héroe, y al escuchar estoy viendo una película, todo está conectado y eso hace que me interese en cómo el cliente ve la película de su vida. Entre los dos somos el productor, director, editor y publicista de la aventura del cliente.

Aprecio es la gratitud por todo lo que puedes ofrecer. Permite una intimidad especial en la conversación porque todo lo que se te dice, cuenta, confía es motivo de asombro. Esto activa un feeling de acercamiento, de elevación. ¿Quién te hacía sentir apreciado genuinamente cuando eras niño o niña? Amar realmente no viene de la tienda, la mandas a hacer a tu medida y talla con un buen sastre, es un acto bidireccional. Amar es ser amable, hábil para dejarse amar.

Si Atención es algo que viene con la escucha y permite acercamiento, Aceptación es el acto de no juzgar, ambas se enseñan como maestrías y competencias del coaching. Aprecio es Maestría 2 del Coaching IAC: Percibir, Afirmar y Expandir el Potencial. Aprecio genera un espíritu de mutua colaboración y respeto. Lo cual nos lleva a amplificar este proceso de conexión tan importante en Coaching con una cuarta A: Afecto, aquí es donde cruzas la línea y ya no tomaste el viaje, el viaje te tomó a ti. Al introducir esta 4ta A, es que vas a entender porque Coaching es tan cool.

AFECTO: Tu sobreviviste gracias al poder del Amor Incondicional de quien te dio afecto. Quiero citar directamente al Dr. Richo, yo siempre pienso que leer es un acto de telepatía, es como observar unos jeroglíficos que generan una voz dentro de ti, eso es telepatía bro:

“Dar y recibir amor es una necesidad primaria. Expresamos amor emocional, espiritual y físicamente. Un gesto afectivo de quien realmente nos ama puede penetrar en nuestro cuerpo y restaurar nuestra alma. Todos nuestros temores, no importa cuán profundos, pueden desvanecerse con una caricia de amor.”

Afecto es mirar en presencia. Eso es elevación. Permite un fluir entre planteamientos que abre a puntos de expresión que solo enriquecen una sesión de Coaching. Coaching Eleva. Desde la disposición sincera, desde la intención.

Tu intención es creer en el cliente, y ser copartícipe de su camino a lograr ser quien desea ser para su crecimiento y avance. Es un compañero de viaje en su camino a nuevos niveles de consciencia donde semana a semana va fortaleciendo su capacidad de resolver asuntos que antes se le hacían difíciles y van apareciendo naturalmente nuevos desafíos que aparecerán y nuevas posibilidades que surgirán.

Toda sesión concluye con algo nuevo, un aprendizaje, una acción a sacar a la luz. Es completamente generada en libertad por tu Coachee. Es una decisión que permite pedir lo que se quiere desde la autenticidad de quien es. Disfrutar de reconocer que estás seguro física y emocionalmente, que puedes cambiar de opinión y cometer errores. Decir las cosas de frente sin el asedio del crítico interno porque no existe ya. Ser asertivo y sentirlo. Actuar libremente. Y allí está la última de las 5 A.

Coaching requiere Escuchar. Saber mantenerte presente y al mismo tiempo tener una firme INTENCIÓN de contribuir al crecimiento, éxito y bienestar de tu cliente, tu coachee, tu padawan o como quiera llamar a quien tienes enfrente en tu rol de Coach.

Al tener en cuenta la Escucha y tu Intención, aseguras una sesión real, cómoda, donde hablas como quien realmente eres, en completa fluidez. Desde ahí, es que utilizas las fórmulas de abordaje que más se ajusten a la situación. Eso lo hace real, conversacional y ameno. Coaching es algo que solo lo descubres al realizarlo y tienes a miles de personas para acercarse y comenzar a cambiar al mundo, una conversación a la vez.

Feliz Semana para todos, nos vemos en la Cumbre donde estaré compartiendo con Pepe del Río y dictando un pequeño Workshop de Coaching en el Mundo Real.

Te invitamos a un nuevo encuentro donde estaremos compartiendo de nuevo con Laura Bicondoa el día 5 de julio con el “ABC del Coaching”. un workshop cargado de novedades, abierto para toda la comunidad de Coaches. Te esperamos por la sala zoom pro recuerda reservar tu espacio en la sala en el botón.

Saludos y Éxitos

Fer

descubreelpoderdelbusinesscoachingysuretornodeinversion

Descubre el poder del Business Coaching y su retorno de inversión

¿Sabías que un profesional dedicado al Business Coaching puede ayudar a tu empresa a crecer cada vez más aún en épocas favorables?

En efecto, uno de los graves errores en el sector empresarial es creer que debemos recurrir a expertos externos en el momento que la organización presenta fallas en sus operaciones o un brusco descenso en sus resultados. 

Al contrario de esta perspectiva, muchas empresas han roto el paradigma, erradicado ciertas creencias limitantes y encarado la contratación de profesionales ajenos al negocio como una medida estratégica sumamente efectiva para asegurar un retorno financiero cada vez más satisfactorio.

Con el diagnóstico y las proyecciones de expertos, las empresas logran alcanzar un mejor posicionamiento en el mercado por diferentes razones:

  • Adopción de nuevas tecnologías;
  • incorporación de tendencias de consumo;
  • perspectiva innovadora e imparcial;
  • ¡Y muchas más!

Entre los profesionales más efectivos para llevar el desempeño y desarrollo corporativo al siguiente nivel destacamos la actuación del Business Coach. Pero, en definitiva, ¿en qué consiste esta clase de Coaching y cómo contribuye al crecimiento de una organización?

Si quieres conocer más sobre este tema, sugerimos que leas nuestro post con atención.

En sus líneas, además de acceder a los principales aspectos sobre Business Coaching, obtendrás importantes datos duros que fundamentan invertir en una poderosa certificación.

¡Síguenos!

¿Qué es el Business Coaching?

Conocido en español como Coaching Ejecutivo o de Negocios, Business Coaching consiste en un proceso orientado específicamente al desarrollo de las habilidades y competencias de los individuos que integran los grupos de trabajo

De esta manera, podemos decir que esta rama del Coaching fomenta la maximización del potencial de los profesionales en aras de incrementar su productividad, dedicación y motivación para alcanzar resultados cada vez más imponentes.

En lo concerniente a su modo de actuación, el Coach de Negocios implementa acciones de acuerdo con el puesto o función del profesional que participa del entrenamiento adaptando las actividades y proponiendo cambios acordes con sus demandas y perspectivas.

El profesional de Business Coaching debe desarrollar sus actividades con neutralidad evitando manifestar opiniones muy personales para que el alto gestor pueda analizar minuciosamente las alternativas a su disposición y tomar la actitud que considere conveniente ante el contexto presente.

El proceso parte de una profunda inmersión en las fortalezas y vulnerabilidades de la empresa y depende de la dedicación, así como de la práctica del autoconocimiento del Coachee para diagnosticar correctamente el panorama del negocio.

A su vez, el Coach ayuda a estructurar un plan de acción suficientemente potente para orientar la empresa hacia el alcance de las metas y objetivos.

Datos duros que fundamentan la inversión en Business Coaching

En base a la investigación llevada a cabo por ILC Academy, más de 1 millón de profesionales han participado de cursos y obtenido certificaciones en Coaching. Sin embargo, apenas un porcentaje pequeño, entre 2 y 5%, viven de esta práctica.

A pesar de la tímida explotación de la carrera como principal fuente de ingresos, el 73% de los clientes afirmó que las dinámicas de Coaching han mejorado sus relaciones, la comunicación, el bienestar, así como favorecido el equilibrio entre vida y trabajo.

En cuanto a la realidad del Coaching en el mundo corporativo, se estima que el crecimiento del Coaching en los últimos años sea superior al 20%.

De acuerdo con una investigación de Forbes sobre el Coaching Ejecutivo, alrededor del globo, las empresas invierten más de USD 3 mil millones en Coaching, anualmente. Y en Estados Unidos, el tamaño del mercado de la industria de este tipo de Coaching alcanza los USD 11 mil millones teniendo a más de 56 mil expertos.

Esto se debe en gran medida a la búsqueda por desarrollar Líderes de Alto Potencial que sean capaces de incrementar los resultados empresariales.

Bajo la perspectiva de las ganancias, ILC ha registrado que el Business Coaching genera USD 10 mil millones al año, aproximadamente. De hecho, ¡el Retorno de Inversión en Coaching es fantástico!

Según un estudio realizado por la firma consultora PriceWaterhouse en conjunto con Association Resource Centre, el promedio del retorno es de 7 veces el monto de la inversión inicial.

Asimismo, la investigación señaló que más de un cuarto de los clientes de Coaching obtuvo un retorno asombroso entre 10 y 48 veces el costo del proceso.

Por lo tanto, los programas de Business Coaching no solo atienden las demandas empresariales con excelencia, sino también se convierten en medios de vida extraordinariamente interesantes para los profesionales del área.

Aplicación y beneficios de Business Coaching

 En líneas generales, podemos aplicar la metodología en diferentes procesos como:

  • Construcción de un plan estratégico enfocado en la sobrevida del negocio;
  • definición de metas tangibles y viables, así como de medios para alcanzarlas;
  • aprovechamiento de las habilidades de los colaboradores en pro de los resultados corporativos;
  • obtención de resultados atractivos y duraderos;
  • gestión del tiempo y de otros recursos materiales y humanos de forma precisa y eficaz.

Por lo tanto, es nítida la utilidad del Business Coach en el desarrollo de las compañías. Pero, ¡atención! 

Usualmente, las personas creen que la contratación de estos expertos provee respuestas predefinidas, conduce acciones, proporciona tips importantes o dice al gestor cómo debe proceder. ¡Esta no es la función de un Coach!

Este especialista conoce y dispone de técnicas y herramientas útiles y necesarias para asegurar una toma de decisiones estratégica cualificada, muy relevante para el éxito de la organización.

Así, a pesar de acompañar y participar de todos los procesos, no interfiere en las medidas operativas, técnicas y de estrategia otorgando el protagonismo al Coachee mediante el desarrollo de las siguientes competencias:

  • Liderazgo;
  • comunicación;
  • ofrecimiento de feedback;
  • precisión en las negociaciones;
  • expansión de perspectiva y autoconocimiento;
  • transformación de intenciones en acciones proactivas;
  • relación interpersonal;
  • escucha activa.

¡Muy bien! Ahora que conoces cómo el Business Coach puede impactar los resultados empresariales y hasta los financieros, ha llegado el momento de hablar de los beneficios más notables de este tipo de Coaching:

1. Definición fluída de metas y objetivos

Uno de los principales desafíos enfrentados por los gestores es definir metas y objetivos genéricos, lo que conlleva a una cierta dificultad para alcanzarlos.

Puede parecer una medida extrema recurrir a un profesional de Business Coaching para establecer tus propios propósitos, sin embargo, esta es una alternativa muy interesante.

Bajo esta perspectiva, el experto puede aportar herramientas y técnicas para definir objetivos y metas conocidos como SMART —específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales.

2. Estructuración de acciones plausibles y efectivas

De la misma manera que un Coach de negocios puede apoyar la definición de metas y objetivos mucho más precisos, este profesional también proporciona las bases para planificar acciones útiles para lograrlos.

En este sentido, el Coach enseña a sus clientes cómo optimizar el cumplimiento de procesos y proyectos fragmentándolos en etapas y pequeñas tareas que puedan finalizarse en un corto período de tiempo.

Inicialmente, esta división en fases puede generar dudas porque, al fin y al cabo, el objetivo sigue siendo el mismo. 

No obstante, dividir las actividades o procedimientos en otros menores motiva a los colaboradores, pues identifican la importancia de su aporte y entienden que el éxito de la empresa depende, en gran medida, de su desempeño.

Asimismo, el experto en Coaching ejecutivo instruye cómo jerarquizar las actividades de modo que sea posible priorizar las acciones relacionadas al core de negocio.

3. Estímulo a la productividad y a la motivación 

El apoyo de un Coach de negocios puede ser decisivo para impulsar la productividad, el desempeño y el rendimiento de los profesionales. 

Como mencionamos antes, este experto proporciona las bases necesarias para que las personas desarrollen su propia trayectoria, tomen las decisiones más acertadas y cumplan los objetivos corporativos. ¡Y esta eficiencia potencializa la motivación!

Fíjate que un individuo seguro de los próximos pasos que debe emprender se siente más cómodo y listo para actuar y proporcionar sus mejores resultados, inclusive, bajo presión.

4. Optimización del brainstorming

Ante las situaciones límites, una lluvia de ideas puede convertirse en una reunión marcada por la falta de creatividad, el miedo a manifestarse o a mirar la situación desde una perspectiva equivocada.

El Business Coach entra en acción justamente con la finalidad de ocupar el lugar de provocador y amplificador creativo ayudando así, a desencadenar ideas y soluciones poco convencionales o ajenas a los profesionales.

5. Incremento de la rentabilidad

La contratación de un perito en Business Coaching también contribuye a la rentabilidad del negocio principalmente por fomentar una rápida adaptación a los movimientos de la economía.

Por lo tanto, decimos que invertir en Coaching de negocios no solo es una alternativa fantástica para incrementar la motivación y productividad, sino también para llevar los resultados financieros del negocio al siguiente nivel. Y lo mejor: ¡el retorno es a corto plazo!

Esto quiere decir que la empresa siente la repercusión positiva en sus finanzas tan pronto como contrate y adopte las orientaciones del experto, en especial, si su participación está vinculada al desarrollo de una planificación financiera más inteligente y acorde a la realidad y proyecciones organizacionales.

Como ves, ¡el soporte de un profesional de Business Coaching puede cambiar por completo el panorama actual de un negocio!

Ante un escenario económico inestable, el Coach se ha transformado en un promotor de crecimiento y éxito extremadamente requerido por las organizaciones modernas atentas a las nuevas tendencias y demandas de mercado.

Tal como lo hemos señalado en el segundo apartado, las empresas están cada vez más seguras de que contar con el conocimiento y la orientación de un Coach de negocios configura una gran ventaja competitiva.

Por lo tanto, convertirse en un Business Coach de excelencia puede ser la mejor opción para tu futuro profesional especialmente si deseas marcar la diferencia en las organizaciones.

¡Anímate a avanzar en tu carrera inscribiéndote en el Programa Avanzado de Coaching Ejecutivo de ILC Academy! Cuenta con nosotros.

 

queeselautomonitoreoyporquedeberiasaplicarloentuvida

¿Qué es el automonitoreo y por qué deberías aplicarlo en tu vida?

El automonitoreo o autoobservación, hace referencia a la capacidad de prestar atención al propio comportamiento y regularlo en el contexto de una determinada situación o interacción social.

Calificado como un rasgo de la personalidad, el automonitoreo también alude a la gestión de las emociones y cómo podemos modificar nuestra conducta para adaptarnos, ganar aceptación e influir en la imagen que proyectamos.

En este artículo hablamos sobre su importancia y cómo puedes aplicarlo en tu vida. ¡Comencemos!

¿De dónde surge el concepto del automonitoreo?

El término automonitoreo fue introducido en la década de los 70 por el psicólogo social Mark Snyder (1947), quien desarrolló una teoría sobre el tema y una escala de evaluación basada en 25 preguntas (posteriormente reducidas a 18).

Snyder observó que existen personas que analizan constantemente sus reacciones para adaptarse mejor al contexto social, mientras que otros individuos mantienen el mismo comportamiento independientemente de la situación.

El psicólogo social denominó al primer grupo como automonitores altos (personas con un fuerte control sobre su comportamiento e imagen), y al segundo grupo como automonitores bajos (les resulta indiferente la percepción que otros tienen de ellos).

Otra diferencia entre los automonitores altos y bajos es que los primeros ofrecen respuestas conscientes, mientras los segundos reaccionan ante los eventos (o no) de manera inconsciente.

Para identificar los automonitores altos y bajos, Snyder desarrolló la escala del automonitoreo, a través de un cuestionario de afirmaciones a las que el entrevistado debería responder con un verdadero o falso, según su nivel de conformidad.

Entre los diferentes escenarios presentados se encuentran situaciones, tales como:

  • Raramente soy el centro de atención en los grupos.
  • No siempre soy la persona que parezco ser.
  • Tiendo a mostrar diferentes partes de mí mismo a diferentes personas.

Dependiendo de la puntuación obtenida (cada pregunta tiene valor de un punto), las personas pueden presentar un grado alto o medio de automonitoreo. Actualmente, también se considera el nivel medio. 

Es importante destacar que aun cuando las personas tengan un determinado nivel de automonitoreo, el mismo puede variar de acuerdo con las circunstancias.

Por ejemplo, el grado de autoobservación será más elevado en una entrevista de trabajo, a diferencia de cuando se está viendo una película con amigos. De la misma forma que será distinto en una boda, si la persona asiste como contrayente o como invitada.

¿Cómo son las personas según su nivel de automonitoreo?

Las personas con alto nivel de automonitoreo se caracterizan por ser extrovertidas, adaptar su comportamiento según la situación y tener facilidad para interpretar el comportamiento ajeno.   

Por otra parte, quienes poseen bajo grado de automonitoreo tienden a la introversión y mantienen comportamientos y valores constantes, independientemente del contexto social y los interlocutores presentes.

Quienes poseen bajo grado de automonitoreo suelen expresar abiertamente sus pensamientos y la opinión de terceros le genera poca o ninguna preocupación, prefiriendo ser fiel a la visión que tienen de sí mismo.

Una característica curiosa es que los automonitores altos generalmente agrupan a sus amigos e intereses (compañeros del gimnasio, colegas de profesión), mientras que los automonitores bajos no realizan esta segmentación.

Como de seguro te habrás dado cuenta, la mayoría de las personas se encuentran en el nivel intermedio de automonitoreo, pudiendo actuar como altos o bajos autoobservadores dependiendo de la situación o el propósito.

En este sentido, nos encontramos con dos tipos diferentes de automonitoreo (según el propósito): el adquisitivo (busca ganar la aceptación de otros) y el protector (tal y como su nombre lo indica, apunta a proteger a la persona del rechazo de otros).

¿Cuál es la importancia del automonitoreo?

En el mundo moderno, el automonitoreo reviste de gran importancia no solo como cualidad natural o innata, sino como habilidad que es posible cultivar para obtener diferentes beneficios.

Gracias a esta práctica es posible:

  • Detectar patrones de conducta y creencias limitantes.
  • Impulsar el autoconomiento.
  • Mejorar las habilidades sociales.
  • Ejercitar las técnicas de observación y análisis.
  • Profundizar en la comprensión de los diferentes aspectos de la personalidad propia y de terceros.
  • Identificar las respuestas más asertivas para diferentes situaciones.
  • Modificar el comportamiento.
  • Reconocer los síntomas que evidencian la aparición de problemas, enfermedades y trastornos, como burnout laboral, depresión y ansiedad.
  • Practicar la autoregulación/ autogestión emocional.

Las diferentes aplicaciones del automonitoreo lo convierten en una herramienta especialmente útil para el desarrollo personal y la interacción social. Sin embargo, también tiene una contraparte. 

De acuerdo con el artículo What is Self-Monitoring?, publicado por el site especializado en salud mental Verywell Mind, señala que el automonitoreo puede ser ventajoso o perjudicial dependiendo de la situación.

Por ejemplo, un individuo que se encuentra en estado de hipervigilancia constante, monitorizando en todo momento sus reacciones y emociones, difícilmente podrá relajarse e interactuar naturalmente con su entorno.

De la misma forma, para algunas personas con ansiedad, detectar la aparición de los síntomas permitiría poner en práctica técnicas de primeros auxilios psicológicos. Sin embargo, para otros puede ser un mayor motivo de malestar e inquietud.

Si nos remetimos al concepto de las personas con alto y bajo nivel de automonitoreo es posible inferir el mismo análisis.

Un automonitor alto tendrá mucho éxito en las relaciones sociales, no obstante, puede ser catalogado como manipulador en diferentes escenarios. Asimismo, un automonitor bajo podrá ser tildado de conflictivo o independiente, según el caso.

Considerando esta información, resulta fundamental tener presente que, al igual que sucede con la autocrítica, la práctica excesiva del automonitoreo puede tener consecuencias poco favorables.

¿Cómo hacer el automonitoreo?

Tal y como te mencionamos en el apartado anterior, el automonitoreo tiene diferentes aplicaciones, siendo uno de los abordajes más utilizados para promover el cambio de comportamiento en procesos psicológico – terapéuticos.

Pero, ¿cómo desarrollar este proceso? Partiendo de tres ejes claves:

  • Identificación del comportamiento.
  • Elección del método de registro.
  • Ejecución del automonitoreo.

Identificación del comportamiento

Se trata de seleccionar el tipo de comportamiento que queremos modificar. Por ejemplo, una persona que quiere mayor autocontrol para no interrumpir a quienes exponen sus ideas en una interacción casual.

Al identificar el comportamiento a modificar es posible dirigir la atención hacia los indicadores asociados al mismo (cómo se siente el individuo en esos momentos, qué piensa, cómo se mueve, qué trata de comunicar y sus reacciones físicas).

Retomando el ejemplo anterior, la persona puede experimentar urgencia por expresar su punto de vista o convencer al otro, lo cual posiblemente se traducirá en ciertas manifestaciones físicas como sudoración en las manos, palpitaciones o salivación.    

Elegir un método de registro

En este punto, se seleccionará un método para registrar tanto el comportamiento a cambiar como los indicadores asociados.

El automonitoreo es un proceso mental, sin embargo, hacerlo por escrito facilita la tarea y favorece la concentración.

Para realizar un registro puedes usar lápiz y papel (libreta, fichas o diario), una app de notas, un software de procesamiento de texto (Word), un editor de hojas de cálculo (Excel) o incluso una grabadora de voz y video (si te sientes cómodo con estos dispositivos).

Una vez que suceda el evento en el que se evidencia el patrón a modificar, se procede a su análisis haciendo una descripción pormenorizada de la situación y los indicadores que se manifestaron, es decir:  

  • ¿Cuándo sucedió?
  • ¿Cómo sucedió?
  • ¿Dónde sucedió?
  • ¿Quiénes participaron?
  • ¿Cuál es la frecuencia?
  • Duración.
  • Intensidad.
  • Variables internas (pensamientos, emociones).
  • Consecuencias.

Si bien es posible elaborar este tipo de cuestionarios individualmente, un Coach o un psicólogo puede suministrar instrumentos similares de investigación y autoanálisis, desarrollados con un enfoque multidimensional.

Contar con la asistencia de estos profesionales para impulsar la práctica del automonitoreo permite agilizar el proceso y gestionar la información obtenida con mayor objetividad.

Ejecución del automonitoreo

La recolección de la información y el automonitoreo no deben convertirse en una obsesión, sino en una herramienta para el desarrollo personal, por lo cual se recomienda elegir las ocasiones en las que se pondrán en práctica.

El hecho de saber que se deben registrar todos los eventos conectados con el comportamiento a modificar, implica que la persona prestará cada vez mayor atención a lo que sucede en el momento, sus emociones y pensamientos.

De esta forma, el automonitoreo comienza a convertirse en una práctica constante con potencial para ser un aliado de la inteligencia emocional, el crecimiento personal y la gestión de sanas relaciones interpersonales.

¡Comienza a ejercitar el automonitoreo!

Existen diferentes técnicas y procedimientos que pueden ayudarte a ejercitar la capacidad de automonitoreo, como por ejemplo journaling y mindfulness, pero queremos presentarte un ejercicio práctico que te encantará.

Es una técnica básica del Coaching conocida como “Observa, Describe y Participa”, utilizada para romper patrones, cambiar hábitos y volver a conectar con el momento presente.

Para ello, cuando es detectado el comportamiento a modificar se debe hacer un alto y proceder a observar (qué haces y dónde estás), describir (detalla circunstancias y acciones) y participar (interactúa con el entorno).

El recuento puede hacerse mental o verbalmente (en voz alta) favoreciendo la toma de consciencia sobre lo que sucede en el ahora y rompiendo con las acciones en piloto automático. Recuerda realizar el ejercicio sin juicios o críticas negativas. 

Ahora que conoces un poco más sobre el automonitoreo, sus características y aplicaciones, cuéntanos en los comentarios si la utilizas en la identificación de creencias limitantes o como técnica para promover el autoconocimiento.

8ventajasdelaformaciononline

8 ventajas de la formación online

Independientemente del momento que vivas, la mejor hora para iniciar una formación online es ahora. ¿Quieres saber por qué? 

Una formación online te permitirá acceder a los mejores contenidos de manera práctica, en cualquier momento y dondequiera que te encuentres.

Además, esta dinámica de aprendizaje permite que tú mismo organices el ritmo de estudios, encontrando medidas eficientes para crecer en el campo profesional sin recurrir a prácticas que restrinjan aún más tu tiempo en familia o de entretenimiento.

Es importante recalcar que hacer un curso o buscar una certificación en el entorno online es una excelente forma de especializarte en una determinada área en tu rubro, dado que actualmente existen valiosas academias y centros de estudio ofreciendo capacitaciones, cursos e instancias de actualización en el medio digital.

Es decir, para conquistar un diploma en los mejores cursos, ya no necesitas desplazarte hacia una institución de enseñanza. Ahora, puedes aprovechar tu buena conexión a Internet para avanzar en tu carrera y así, alzar vuelos profesionales cada vez más altos.

Muy bien, dejemos los preámbulos y empecemos a hablar del tema de hoy: 8 ventajas de la formación online para quienes desean acelerar su desarrollo y posicionarse como un referente en el mercado.

De hecho, este enfoque deriva de los aspectos señalados anteriormente y sirve para mostrarte cómo recurrir a un curso en línea puede contribuir con tu crecimiento profesional y personal.

Asimismo, al final de nuestro contenido accederás a una opción sumamente interesante para profundizar tus conocimientos y convertirte en un poderoso y competitivo experto en Coaching.

¡Adelante!

1. Gestiona el tiempo acorde con tus necesidades

Hasta hace poco tiempo, los programas de capacitación virtual eran útiles para dar respuesta a situaciones puntuales como es el caso de la provisión de instrucciones para utilizar un nuevo software corporativo.

Afortunadamente, este paradigma ha cambiado y hoy, los cursos en línea se han transformado en verdaderos tesoros para profundizarse en un área de conocimiento o obtener nuevas destrezas y competencias en la carrera.

Uno de los motivos por los que se considera a la formación online como una tendencia que ha llegado para quedarse es el hecho de permitir administrar el tiempo maximizando su aprovechamiento.

Por ejemplo, la educación a distancia se ha convertido en una solución extremadamente valiosa para las personas que trabajan muchas horas por día, pero sienten necesidad de ampliar sus conocimientos de manera eficiente y economizando tiempo.

En este sentido, el profesional que quiere aprender más puede hacerlo sin tener que desplazarse a una academia luego de una robusta jornada laboral.

Además, este tipo de programa flexibiliza los estudios permitiendo que el alumno aproveche sus horarios libres para leer artículos, hacer ejercicios y enfocarse en su proceso de aprendizaje.

O sea, la formación online facilita el acceso a nuevos conocimientos ahorrando tiempo y obteniendo un excelente nivel de desarrollo a lo largo de la experiencia.

2. Promueve una enseñanza flexible

La flexibilidad en el proceso de aprendizaje camina de la mano con la economía del tiempo.

Cuando la realización de un curso no implica la presencialidad, es decir, no tienes que concurrir al centro de estudio, puedes gestionar tus horarios de la manera que mejor te convenga y esto conlleva a la flexibilidad.

Ajustar la agenda acorde con los compromisos profesionales y el tiempo que necesitas destinar a tus cuestiones personales es una gran ventaja porque viabiliza que el proceso de aprendizaje sea menos engorroso, aburrido y demorado.

Además, el hecho de ser online permite que el estudiante curse varias formaciones de modo paralelo principalmente si los programas son complementarios o dirigidos a un mismo giro.

Dicho en pocas palabras, la flexibilidad de las formaciones a distancia fomenta el acceso al conocimiento de una manera leve, sencilla y motivadora.

3. Permite desarrollarte en cualquier momento de la vida

Como permite gestionar el tiempo de acuerdo a la rutina de trabajo y flexibiliza las actividades inherentes al proceso de aprendizaje, un individuo puede iniciar un curso en línea en cualquier momento de su vida. 

Gracias a la disponibilidad, la edad no supone ninguna limitación por lo que personas desde temprana edad hasta adultos mayores pueden obtener certificaciones fantásticas dedicando algunas horas al estudio online.

Así pues, además de motivar a los interesados a desarrollarse tan pronto como lo deseen, las formaciones en línea sirven para proveer educación permanente, actualizar conocimientos específicos y/o asegurar el acceso a mejores oportunidades y condiciones laborales.

4. Demanda una menor inversión

Considerar a la formación en línea como una alternativa de segunda mano es una de las peores creencias limitantes.

De hecho, instituciones reconocidas por la calidad de sus programas han estructurado cursos y capacitaciones online justamente para atender a la nueva tendencia educativa de consumo, mucho más digital y práctica.

Al no exigir presencialidad y presentar todos los contenidos en el ambiente virtual, las personas destinan menos dinero a la compra de materiales y libros, así como a la impresión de documentos.

Asimismo, la disminución de los costos deriva del ahorro con los desplazamientos y otros tipos de gastos típicos de la mecánica presencial.

5. Permite estudiar donde el alumno crea conveniente

Sin dudas, una de las grandes ventajas de la formación online es favorecer el hecho de que la persona estudie en el lugar que más le guste por lo que puede estructurar un espacio cómodo, atractivo, con buena luminosidad, para llevar a cabo sus actividades.

Incluso, los programas a distancia son fabulosos para los individuos que desean evolucionar en la vida profesional sin abrir mano de sus viajes, ya sea por trabajo o diversión.

Así pues, lo único que el estudiante necesita para realizar las tareas y cumplir con las formaciones online es disponer de una conexión a Internet veloz y robusta.

6. Agiliza la comunicación entre la institución y el estudiante

A menudo, las certificaciones online fomentan la creación de una comunidad digital en la propia plataforma o en las redes sociales no solo para quitarse dudas, sino también para intercambiar conocimientos.

Como dichas organizaciones tienen plena consciencia de la necesidad de interconectar los individuos del grupo y generar una conexión más fuerte con sus estudiantes, las comunidades de estudio, el seguimiento personalizado y la rápida atención por servicio de mensajería instantánea se han convertido en prácticas esenciales de diferenciación.

Bajo este contexto, los programas de educación en línea buscan formas de destacarse de la competencia implementando recursos de punta como software de gestión de clientes y de aprendizaje, así como utilizando la tecnología en pro de la comunicación, tal es el caso de los chatbot.

Cuando recurres a una formación online, debes tener presente que se trata de una solución dinámica tanto en cuanto a aprendizaje como a comunicación, lo que conlleva a una ágil y efectiva resolución de inquietudes, corrección de ejercicios e identificación de puntos débiles y fortalezas en el proceso.

Otro punto interesante radica en que los cursos en línea facilitan que los profesores, tutores y otros responsables de la enseñanza de los contenidos puedan profundizarse y optimizar su didáctica empleando la tecnología a su favor.

7. Ofrecen seguimiento y monitoreo

A contramano de lo que muchas personas creen, las capacitaciones llevadas a cabo en el ambiente virtual cuentan con una sólida estructura. 

En este sentido, los cursos son organizados con todos los profesionales necesarios para su completo aprovechamiento. Tanto los profesores, coordinadores, consultores de ventas y administrativos orientan sus actividades en aras de captar y fidelizar la mayor cantidad posible de estudiantes.

Entre las principales acciones que estimulan una postura positiva ante estas formaciones destacamos las acciones de seguimiento y monitoreo.

Por medio de estos procedimientos, las personas pueden detectar lagunas en su proceso de aprendizaje así como corroborar la eficiencia de las metodologías. Asimismo, el acompañamiento de las dinámicas del alumno permite:

  • Identificar su grado de conocimiento;
  • entender las actividades que generan mejores resultados;
  • subsanar dudas tan pronto como aparezcan;
  • solicitar apoyo para optimizar su comprensión acerca de un determinado punto o tema.

8. Permiten desarrollar otras competencias

Por último pero no menos importante, señalamos a la formación online como un proceso que viabiliza la mejora de ciertas habilidades como:

  • Organización;
  • disciplina;
  • atención;
  • razonamiento lógico y crítico;
  • proactividad;
  • comunicación;
  • responsabilidad.

Cuando estudiamos online, necesitamos dedicarnos a absorber los conocimientos de la manera más eficiente y accesible. Para eso, tratamos de adaptar la rutina agendando nuestros compromisos para cumplir todos los objetivos sin agobiarnos. ¡Esto requiere llevar la organización y la responsabilidad al siguiente nivel!

Además, debemos ejercitar nuestra memoria, razonamiento y atención en aras de lograr un buen entendimiento de los contenidos principalmente en los momentos que estamos estudiando de forma individual.

Al reunirnos con el grupo o contactar a los profesores, necesitamos comunicarnos estructurando y emitiendo un mensaje claro justamente para minimizar los ruidos.

Como ves, los programas a distancia son fantásticos para desarrollar tu individualidad, conocerte a tí mismo y entender qué funciona o no en tu proceso de aprendizaje, en especial, cuando se trata de un curso de Coaching.

Este tipo de formación online te permite obtener conocimientos de primer nivel no solo para atender a los Coachees con toda la seguridad, el cuidado y la responsabilidad que merecen, sino también fomentar el autoconocimiento del propio profesional. Fantástico, ¿verdad?

En ILC Academy, te ofrecemos una gran experiencia de aprendizaje en línea. Nuestros cursos han sido detenidamente estructurados para que puedas aprender de forma rápida, efectiva y motivadora los conceptos más actuales en términos de Coaching y temas relacionados.

Con nuestras formaciones online, podrás acceder a excelentes oportunidades laborales e incluso, destacarte en el mercado autónomo.

Si te ha gustado la idea de invertir en una formación online en Coaching, te invitamos a que conozcas más sobre nuestras oportunidades de certificación accediendo al sitio web de ILC Academy. ¡Desarróllate profesionalmente contando con nuestro apoyo! 

miedoalfracaso10clavesdeltemorafallarennuestravida

Miedo al fracaso: 10 claves del temor a fallar en nuestra vida

Para algunos, el miedo al fracaso puede ser un aliado que los impulsa a conquistar nuevos objetivos, mientras que para otros se trata de una emoción paralizante que impide abandonar la zona de confort.

Más allá de las diferencias de percepción, el miedo al fracaso se define como el temor irracional a fallar, lo cual limita la libertad de acción del individuo. Esta angustiante sensación está basada en 3 elementos claves:

  • Interpretación de la situación.
  • Anticipación de las consecuencias (negativas).
  • Valoración (autovaloración).

Ante cualquier desafío, la persona con miedo al fracaso interpretará la situación a través de una visión tergiversada de la realidad, en la que la importancia del evento es sobredimensionada.

Posteriormente, anticipará las consecuencias de enfrentarse a la situación, proyectando un escenario pesimista y catastrófico en el que cualquier tentativa de acción generará resultados negativos.

La anticipación de resultados no favorables alimenta el miedo al fracaso y activa mecanismos de evitación o de sobrecompensación como respuesta a la situación planteada.

Detengámonos un poco en estos conceptos: la evitación, tal y como su nombre lo indica, alude a evitar a toda costa aquello que genera temor o angustia; mientras que la sobrecompensación, apunta a esforzarse en exceso. 

La sobrecompensación está relacionada con elevados niveles de autoexigencia y puede conducir al agotamiento físico y mental, en especial cuando se descuidan las necesidades básicas (comer, dormir) para compensar supuestas “fallas”.

Supongamos que un estudiante debe hacer una presentación ante la clase, puede no asistir el día de la exposición (evitación) o esforzarse por crear un proyecto que considere a prueba de errores, dejando de lado otros asuntos (sobrecompensación).

Estas manifestaciones del miedo al fracaso promueven la autovaloración con base en los resultados, por lo que la persona asume que los errores son sinónimo de fracaso (o de fracasado) y no una oportunidad de aprendizaje. 

¿Cómo se relacionan las distorsiones cognitivas con el miedo al fracaso?

Las distorsiones cognitivas son inconsistencias en la forma como procesamos la información, lo cual interfiere en la percepción de la realidad y puede provocar perturbaciones y trastornos de tipo psicológico o emocional. 

Como hemos visto, el miedo al fracaso está conectado con una percepción tergiversada de la realidad, detrás de la cual pueden detectarse distorsiones cognitivas, tales como:

Pensamiento dicotómico

También conocido como pensamiento polarizado o blanco-negro, sugiere interpretaciones en términos absolutos, sin considerar los matices propios de cada situación.

Conclusiones precipitadas

Se refiere a cuando se trata “adivinar” el resultado o las consecuencias negativas de un evento, aunque no existan pruebas que sostengan estas ideas. 

Magnificación

Exagerar la importancia de una situación, con énfasis en los aspectos negativos de la misma (visión catastrófica) y la desvalorización de lo positivo (negativismo).

Etiquetado

Es aplicar etiquetas globales absolutas a una persona o situación sin una razón objetiva para hacerlo.

Por ejemplo, asumir que una baja calificación automáticamente significa no tener aptitud para una determinada materia.

¿Qué características presentan las personas con miedo al fracaso?

Existen diferentes características asociadas a las personas que padecen miedo al fracaso, entre ellas destacan:

  • Baja autoestima.
  • Perfeccionismo (ideales inflexibles y exagerados).
  • Búsqueda constante de reconocimiento.
  • Autocrítica negativa (desvalorización del propio esfuerzo).
  • Sentimientos de culpa.
  • Inseguridad (falta de confianza en las propias capacidades).
  • Expectativas poco realistas.
  • Foco en los resultados (desestima el proceso y el aprendizaje).
  • Elevado nivel de autoexigencia.
  • Visión catastrófica.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Baja tolerancia a la frustración.

Las personas con miedo al fracaso pueden experimentar síntomas asociados con la ansiedad y tendencia a la procrastinación, dado que esta última es una forma de evitar las tareas en las que temen fracasar.

¿Cuáles son las consecuencias del miedo al fracaso?

El sentimiento de angustia que acompaña al miedo al fracaso limita el acceso a nuevas experiencias (estancamiento) y la consecución de objetivos que son realmente importantes para el individuo.

De la misma forma, el miedo al fracaso atenta contra el desarrollo de la sana autoestima y fomenta los bloqueos mentales, los síntomas de ansiedad y la autoimagen negativa (énfasis en lo negativo y desvalorización de lo positivo).

El miedo al fracaso puede hacerse presente en el ámbito escolar, profesional, social y sentimental, siendo motivado por diferentes factores: presión social y/o familiar; historial de fracasos, perfeccionismo y miedo al éxito.

Te preguntarás si existe diferencia entre el miedo al éxito y el miedo al fracaso. La respuesta es sí. Aunque ambos conceptos están relacionados, el miedo al éxito no tiene la cualidad paralizante del temor a fallar.

Cuando una persona enfrenta el miedo al éxito se convierte (inconscientemente) en víctima del autosabotaje y la falta de merecimiento, en otras palabras, al no creerse merecedor de alcanzar un logro obstaculizan sus oportunidades.

El miedo al éxito puede estar cimentando en el concepto individual del éxito o en lo que la persona supone que serán las consecuencias de ser exitosos (por ejemplo, tener mayores responsabilidades y más carga de trabajo en un cargo directivo).

Un individuo con miedo al éxito presenta bajas expectativas (mantenerse a bajo perfil para minimizar la posibilidad de éxito), temor a ser el centro de atención y preocupación ante nuevas responsabilidades.

Igualmente, puede desistir cuando falta poco para alcanzar la meta, procrastinar, obstaculizar su propio camino, experimentar el síndrome del impostor y miedo a las opiniones de terceros, en especial, los comentarios negativos.

En el artículo “What is the fear of success?”, publicado por el site especializado en salud mental Verywell Mind, se indica que el miedo al éxito dificulta la consecución de los objetivos y genera una menor satisfacción con la vida, por lo que no se debe descartar la asistencia psicológica en su tratamiento.

10 claves para combatir el miedo al fracaso

Como habrás podido notar, el miedo al fracaso es una fuente de angustia y malestar para quienes lo padecen, por ello queremos proponerte 10 estrategias que te ayudarán a enfrentarlo:

1. Romper con el pensamiento dicotómico

Es fundamental entender que además del blanco y negro también existe una escala de grises que puedes experimentar.

Distánciate de las interpretaciones en términos absolutos y prueba el pensamiento flexible (pensar de manera diferente).    

2. Evita las conclusiones precipitadas

No juegues al adivino. Vive cada experiencia sin anticiparte a los resultados o colocar más expectativas. Muchas situaciones (y personas) pueden sorprenderte si das la oportunidad para ello.

3. Cultiva el diálogo interno positivo

Cuestiona la narrativa interna negativa (aquello que te dices a ti mismo), refuerza el enfoque en los aspectos positivos y motívate a dar lo mejor de ti en cualquier circunstancia, sin caer en la autoexigencia exagerada.

Por ejemplo, en lugar de utilizar frases como “no puedo”, sustitúyela por “estoy en proceso de aprendizaje” o “es mi primera experiencia y tendré la oportunidad de intentarlo nuevamente”.

4. No caigas en la trampa del etiquetado

Todos cometemos errores, por lo que se trata de algo natural.

Un error no es igual a un fracaso, es apenas una oportunidad de aprendizaje. Aunque signifique que tengas que empezar de cero, realmente no será así, pues tendrás una experiencia base. 

5. Aplica la inteligencia emocional

La inteligencia emocional permite identificar e interpretar las propias emociones (y las de terceros) con mayor eficiencia y utilizar la información obtenida para tomar decisiones asertivas.

A través de la inteligencia emocional es posible gestionar la culpa y evitar recaer en los errores, gestionando las emociones para determinar el abordaje más acertado ante un problema o situación capaz de generar inquietud.

6. Establece objetivos realistas

Para combatir las expectativas poco realistas, no hay nada mejor que la técnica Smart, una metodología utilizada para elaborar objetivos y conseguir resultados.

De acuerdo con este sistema, los objetivos deben ser:

  • Específicos (Specific).
  • Medibles (Measurable).
  • Alcanzables (Attainable).
  • Realistas o Relevantes (Realistic).
  • Con tiempo determinado (Timely).

La metodología Smart puede ayudarte a reducir las expectativas.

Una opción complementaria es desarrollar un plan B que facilite estar preparado en diferentes circunstancias.

7. Valora cada tentativa

Aunque los resultados no sean los esperados, es importante valorar cada tentativa, su proceso y el esfuerzo que dedicaste.

Recuerda las palabras del inventor estadounidense Thomas A. Edisson sobre la bombilla: “No fracasé, solo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla”.

8. Redefine los conceptos de éxito y fracaso

El miedo al fracaso puede estar vinculado a conceptos poco realistas. Cuestiónate sobre el significado individual que otorgas a las palabras éxito y fracaso y profundiza en aspectos como cuál es el aprendizaje obtenido de los errores.

9. Recibe formación en Coaching

La formación en Coaching es una herramienta ideal para promover un mindset orientado al éxito, el desarrollo personal y el autodescubrimiento. No solo aprenderás técnicas y estrategias para vencer el miedo al fracaso, sino que estarás preparada para ayudar a otros.

10. Solicita apoyo psicológico

Si quieres superar el miedo al fracaso (o el miedo al éxito) contar con el apoyo de un psicólogo resulta de inestimable valor. Estos profesionales pueden facilitar el proceso de superación del temor a fallar usando diferentes técnicas cognitivas.   

¿Quieres superar tu miedo al fracaso y convertirte en un ejecutivo de primer nivel? Entonces, te invitamos a formar parte de nuestro Programa Avanzado de Coaching Ejecutivo. Desarrolla tus destrezas para destacar en el mundo corporativo.

queeslaagilidademocionalyporqueestanimportanteparaunlider

¿Qué es la agilidad emocional y por qué es tan importante para un líder?

La agilidad emocional consiste en la forma cómo una persona lidia con sus emociones, pensamientos, historias y experiencias, por lo que incide directamente en su potencial de éxito tanto en el campo profesional como personal.

Dicho en otras palabras, la agilidad emocional refleja la relación de un individuo con su mundo interior y la capacidad de promover el aprendizaje en el campo emocional.

En virtud de su vínculo estrecho con la inteligencia emocional, una buena parte de los profesionales suele creer que son conceptos análogos. Sin embargo, vale la pena aclarar este punto.

Mientras que la inteligencia emocional consiste en la habilidad de conocer y controlar las propias emociones, la agilidad consiste en la capacidad de lidiar con las experiencias internas de forma productiva y consciente.

Es decir, el enfoque principal de la agilidad emocional no es suprimir o controlar, sino sintonizarse con las propias emociones, mejorando así la capacidad y calidad del liderazgo.

Al conocer la esencia de ambos conceptos, podemos decir que una persona puede ser emocionalmente inteligente sin, de hecho, ser ágil. No obstante, lo contrario no se aplica.

Así pues, la agilidad está estrechamente relacionada con el nivel de inteligencia emocional de un individuo, por lo cual, la rigidez en el campo de las emociones puede comprometer el aprendizaje y una buena relación con el universo interior.

Si quieres aprender más sobre el concepto y la importancia de la agilidad emocional, sugerimos que continúes leyendo nuestro artículo. 

Además de acceder a muchos detalles sobre el tema, descubrirás las mejores medidas para optimizar tu agilidad emocional.

¡Empecemos!

Entiende qué es la agilidad emocional

La expresión oriunda de las Ciencias Cognitivas se popularizó en un artículo de Susan David y Christina Congleton, publicado en Harvard Business Review en el año 2013.

Relacionada con la gestión de las emociones, la agilidad puede contribuir al éxito en diferentes esferas de la vida, principalmente en los estudios y en el trabajo.

En el artículo, David señala que la agilidad emocional es un concepto opuesto al de rigidez, ya que se basa en la fluidez y maleabilidad de mindset

Teniendo en cuenta los aspectos señalados en la introducción y la observación de la autora, conceptualizamos la agilidad emocional en el ámbito corporativo como la competencia de reconocer y emplear las experiencias profesionales tanto buenas como malas en aras de aprender a lidiar mejor con las emociones y sus consecuencias

Como resultado del aprendizaje fundamentado en las emociones, los profesionales pueden alcanzar niveles más altos de productividad, manejo de conflictos y, por supuesto, de liderazgo.

Importancia de la agilidad emocional para el liderazgo y desarrollo personal

Según las autoras, David y Congleton, del artículo publicado en la HBR, suprimir o controlar excesivamente las emociones negativas es un hábito poco saludable, pues afecta el bienestar mental y emocional de los profesionales. 

Perder cuidado de este componente en el entorno laboral genera un profundo desgaste emocional, impactando tanto en la productividad como en la capacidad de liderazgo de los gestores. 

Esto ocurre porque su pensamiento manifiesta cierta rigidez y un patrón repetitivo, poniendo en evidencia una postura antigua y ajena a las tendencias en el campo.

Además del impacto en el liderazgo, la falta de agilidad emocional afecta la toma de decisiones, así como el desarrollo profesional y personal, dado que limita los procesos de innovación, aprendizaje y actualización.

Esto refleja el intento de evitar situaciones o desafíos que puedan sacar a la luz los pensamientos negativos, perdiendo de esta manera oportunidades interesantes tanto para la empresa como para el propio líder.

¿Aún tienes dudas sobre el impacto de la agilidad emocional en la vida de los equipos y líderes organizacionales?

Para ayudarte a entender mejor su importancia en el desarrollo y crecimiento profesional, separamos una lista con los 5 principales beneficios de optimizar la agilidad emocional en el medio corporativo:

  • Ayuda a lidiar de forma más efectiva con la depresión, baja autoestima y ansiedad mediante la comprensión y consideración de los sentimientos.
  • Abre espacio para los cambios considerando un panorama VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).
  • Permite posicionarse de acuerdo con los valores y con la perspectiva acerca del mundo. Las emociones negativas generadoras de rabia y tristeza se trabajan bajo la óptica de la aceptación, curiosidad y empatía.
  • Favorece la respuesta a los desafíos cotidianos de forma sensible y de acuerdo con la coyuntura, reciclando así la dinámica de pensamiento.
  • Contribuye a mantener un espíritu orientado a los desafíos, medidas de bienestar y crecimiento.

Por lo tanto, los individuos que se dedican a alcanzar niveles más elevados de agilidad emocional tienden a desarrollarse profesionalmente de forma más efectiva, sacando enseñanzas de las situaciones críticas y aprendiendo con las dificultades en aras de lidiar con sus emociones de forma positiva y poco crítica.

Al conocer la relación entre agilidad emocional, desarrollo profesional y liderazgo, queda claro que el concepto introducido al vocabulario empresarial en 2013 es una de las principales características de un buen líder, por lo cual, potencializarla configura un aspecto clave para el éxito profesional.

7 consejos extraordinarios para desarrollar la agilidad emocional

Los líderes y coaches emocionalmente ágiles no solo promueven importantes cambios en su entorno, sino también incentivan la estructuración de una cultura organizacional dinámica y acorde con los nuevos tiempos.

En el campo de Coaching, la agilidad emocional es un punto clave para el desarrollo de expertos en el área, así como para la preparación de nuevos líderes flexibles y atentos a las tendencias del mercado. 

A continuación, presentamos 7 formas muy útiles y eficientes de mejorar la agilidad emocional y, por consiguiente, convertirse en un profesional exitoso.

1. Acepta tus emociones negativas

En un primer momento, es importante que el líder, o futuro coach, acepte las emociones negativas y entienda que sentirlas hace parte de su proceso de desarrollo, aprendizaje y crecimiento profesional.

De hecho, esto puede parecer un poco fuera de contexto cuando consideramos la importancia de la positividad en el entorno empresarial

No obstante, al conducir el proceso de aceptación con sabiduría, los líderes pueden enseñar por el ejemplo, proporcionando a los colaboradores medios saludables de lidiar con las emociones al paso que evitan tomar decisiones importantes, fundamentándose apenas en el componente emocional.

2. Reflexiona acerca de los desafíos

Es incuestionable la importancia de la comunicación en el desarrollo profesional, no obstante, mirar hacia dentro y conocer sus emociones al punto de identificar desafíos es un aspecto que no debe negligenciarse.

Al detectar retos o no saber cómo trabajar determinadas emociones negativas, podemos buscar mecanismos que ayuden a lidiar de forma más acertada, ya sea mediante terapias o cursos.

3. Cambia tu perspectiva

Cuando enfrentamos una determinada situación, es muy complicado separar los elementos emocionales de los racionales. 

Sin embargo, al entrenar el cambio de perspectiva puedes posicionarte de modo que logres observar el evento desde una óptica diferente.

Esto te permite hacer un análisis crítico sobre tus comportamientos y la forma de cómo gestionas las emociones.

Debes tener en cuenta que tus sentimientos son importantes, pero no definen quién eres. De este modo, puedes aumentar el control de tus emociones ante determinados estímulos.

4. Entiende tus objetivos

Las actitudes se vinculan directamente a los objetivos que alcanzamos. Así, es importante actuar de acuerdo con los propósitos que se desean cumplir. 

Cuando tenemos esto en mente, optimizamos la agilidad emocional frente a situaciones críticas o decisivas.

5. Toma decisiones abarcativas

Según David y Congleton, antes de tomar una decisión y actuar bajo la influencia de las emociones, los líderes deben analizar si las acciones y/o medidas están acordes con sus principios, creando así una cultura fundamentada en valores, principalmente los organizacionales.

6. Apuesta en capacitación

Inyectar dinero en capacitaciones o cursos que estimulen el alcance de mejores niveles de agilidad emocional consiste en una alternativa valiosa, especialmente porque estas vías de conocimiento cuentan con profesionales capacitados para orientar a los estudiantes y, así, maximizar el aprovechamiento del contenido.

Es decir, estos cursos e instancias de capacitación promueven un sólido aprendizaje, dirigido hacia la excelencia y óptimo alcance de resultados en términos de agilidad emocional.

7. Invierte en una formación en Coaching

Entre los cursos más efectivos para desarrollar esta habilidad, destacamos la formación en Coaching. 

La orientación de profesores expertos te ayudará a dar un salto en la interpretación y aceptación de los componentes internos.

Asimismo, promoverá un mejor entendimiento de tus emociones, así como la creación de un mecanismo de toma de decisiones enfocado en la racionalización, en los valores empresariales y en los principios del profesional.

¡Esto ha sido todo!

Como te das cuenta, el autoconocimiento es un pilar sumamente relevante para desarrollar la agilidad emocional. Y una de las formas más eficientes de conocerse mejor es invirtiendo en prácticas mindfulness, terapias con expertos y, por supuesto, en certificaciones de Coaching

¿Quieres potencializar la agilidad emocional?

¡Te invitamos a que conozcas nuestra Certificación de Coaching Ejecutivo! En este programa desarrollarás las competencias de un líder para llevar a tu equipo de trabajo al éxito.

aprendequeeslainteligenciacolectivayporqueesimportanteparaelliderazgo

Aprende qué es la inteligencia colectiva y por qué es importante para el liderazgo

¿Te has puesto a pensar en cuál es el elemento fundamental para llevar a cabo los mejores inventos de la humanidad? ¡Sí! Hablamos de la inteligencia colectiva. La expresión de trabajo colectivo surgió antes de la aparición del lenguaje.

El conocimiento, la cultura y muchos sistemas de organización social han surgido del trabajo colaborativo. 

A menudo, nos referimos a una persona como inteligente cuando tiene altas capacidades para resolver problemas en varios campos. Pero también podemos indicar que un grupo es inteligente porque ha logrado un importante desarrollo en su sociedad.

En este artículo, te explicaremos todo acerca de la inteligencia colectiva y cómo puede ayudar a los líderes a orientar cambios individuales y generales en grupos sociales.

¡Comencemos!

Historia de la inteligencia colectiva

Existen múltiples acciones que marcaron el desarrollo de la inteligencia colectiva como disciplina. Si nos remontamos a la historia, podemos darnos cuenta de que muchos personajes mencionaban esta disciplina como un aspecto fundamental en el desarrollo de las sociedades.

Por esta razón, vamos a nombrarte algunas teorías relevantes que impactaron significativamente el estudio de la inteligencia colectiva.

Comencemos por la Antigua Grecia y Aristóteles. En su libro Política planteó que la participación ciudadana brinda la posibilidad de obtener mejores resultados en la toma de decisiones.

Posteriormente, en el siglo XVIII, el filósofo originario de Francia, Nicolas de Condorcet, fue el primer personaje moderno en escribir sobre esas temáticas. En su Teorema del Jurado afirmaba que en muchas ocasiones, los grupos más ostentosos podían tomar mejores decisiones que los más reducidos. Este teorema es considerado en la actualidad, un pilar fundamental de la democracia.

Otro personaje que usó la expresión de inteligencia social fue Karl Marx, en su trabajo El fragmento sobre las máquinas de Grundrisse. El mismo hacía referencia al conocimiento general de un grupo social en un periodo de la historia determinado.

No fue hasta el siglo XX cuando la expresión inteligencia colectiva comenzó a expandirse dentro de la literatura universal. Esta se basaba en el papel que jugaban las nuevas tecnologías para ayudar a ampliar el conocimiento individual de las personas.

Esta concepción entró en vigencia por primera vez en los escritos de Douglas Engelbart, a principio de los sesenta, cuando estábamos en la etapa previa a Internet.

Además, Engelbart estableció el concepto de coeficiente intelectual colectivo, el cual que brindaría la posibilidad de medir la capacidad de resolución de problemas de un grupo, poniendo en práctica la memoria, la visión, el razonamiento, la percepción y la experiencia.

Este coeficiente intelectual se convertiría en una medida clave para determinar la eficacia en la que un grupo responde frente a los desafíos que se enfrenta.

Seguidamente, el Augmentation Research Center, del Instituto de Investigación de Stanford, amplió el campo de la inteligencia colectiva gracias a un profundo estudio de vanguardia.

¿Qué es la inteligencia colectiva?

¿Has escuchado el refrán “zapatero a sus zapatos”? Si Tu respuesta fue sí, la palabra inteligencia colectiva no te será muy difícil entenderla.

La inteligencia colectiva hace referencia a los conocimientos que emanan de la colaboración de muchos individuos.

Es importante considerar este proceso dentro de las empresas, ya que la suma de los talentos de sus integrantes es lo que permite fabricar bienes u ofrecer servicios, maximizando el capital y la productividad empresarial.

Ponte a pensar, es prácticamente imposible que una persona sea experta en todas las áreas del saber, pero sí puede convertirse profesional en una de ellas. El conjunto de todos estos microsaberes es lo que genera una inteligencia colectiva.

Esto representa grandes beneficios para la sociedad, por ejemplo cuando muchas personas pueden superar sus barreras físicas y mentales a través del trabajo en equipo.

Es decir, las colaboraciones entre uno o más individuos permiten que el talento de alguno compense las debilidades de otro. Además, genera un ambiente de constante aprendizaje.

La inteligencia colectiva puede implementarse en lugares como la escuela, donde, a través de actividades grupales, los estudiantes puedan cooperar para generar mejores resultados.

En economía a este fenómeno se le considera División del Trabajo y gracias a ello los trabajadores pueden especializarse en sus funciones. Mientras los mismos desarrollan experiencia, pueden llevar a cabo sus tareas de manera más eficiente. 

¿Cómo contribuye la inteligencia colectiva con las personas?

El propósito fundamental de la inteligencia colectiva es brindar la oportunidad a las personas de extraer su verdadero potencial.

Cuando se suman los conocimientos individuales de las personas, la eficiencia con la que se llevan a cabo las tareas se ve favorecida.

De esta manera, cualquier equipo de trabajo se mantiene más motivado, con mayor creatividad y dinamismo y se adapta con más facilidad a los desafíos.

Por ejemplo, en las empresas la inteligencia colectiva genera sinergias y experiencias de aprendizaje muy enriquecedoras porque los integrantes de un departamento pueden conocer las funciones de otras áreas y eso permite ejecutar tareas de forma más fluida.

Muchas compañías fomentan la participación y la responsabilidad de sus trabajadores con el objetivo de mejorar la eficiencia y brindarle protagonismo a cada uno de ellos.

Esto no solo es importante para generar más compromiso empresarial, sino también para mejorar las habilidades de cada persona dentro de un grupo de trabajo.

Otras de las cosas que la inteligencia colectiva aporta es:

  • Evitar que el ego de las personas genere tensión grupal.
  • Reducir las tensiones internas que hacen perder el foco de los objetivos.
  • Controlar los conflictos entre personas que sean poco compatibles.
  • Optimizar los recursos disponibles para un proyecto, como tiempo, voluntad, dinero, talento humano, entre otros.
  • Mejorar el flujo de ideas dentro de un grupo de trabajo.
  • Transmitir la sensación de productividad y valor a los miembros de un equipo.
  • Fomentar la participación y disminuir los obstáculos mentales.
  • Crear roles dentro del grupo de trabajo y dar a entender que cada quien es importante dentro del mismo.

La inteligencia colectiva se ha visto impulsada por la digitalización

La inteligencia colectiva ha sido propulsada por la irrupción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). Específicamente por la aparición del Internet es que ha transformado nuestras formas de vida.

Estas tecnologías han brindado la posibilidad a empresas y consumidores de tener nuevas formas de relacionarse.

Una de ellas es que los consumidores puedan brindarle información valiosa a las empresas acerca de sus productos o servicios, de manera que pueda ser usada para mejorar la calidad y la experiencia de usuario. 

Por ejemplo, las redes sociales permiten investigar las preferencias de consumo de los usuarios.

La ventaja de que la inteligencia colectiva esté impulsada por el Internet radica en que se obtienen diversas opiniones de personas que provienen de diferentes partes del mundo y que tienen distintas culturas. Gracias a esta diversidad, los aportes permiten obtener información más concisa y variada.

¿Por qué la inteligencia colectiva se confunde con el crowdsourcing?

Como te mencionamos en el apartado anterior, gracias a la llegada del Internet muchos usuarios incrementaron sus oportunidades de difundir información. Es por ello que la inteligencia colectiva se asocia con crowdsourcing.

Este término se desprende de los vocablos crowd, que significa grupo de individuos y outsourcing que se refiere a externalización. En otras palabras, hace referencia a la ejecución de una tarea por medio de una convocatoria en la web.

Si bien es cierto que tiene algunas similitudes con la inteligencia colectiva, no son lo mismo. El crowdsourcing usa redes para apoyar a la inteligencia colectiva a través de personal cualificado. 

Inteligencia colectiva y liderazgo

Hoy más que nunca, estamos en una época en la que es imprescindible que los líderes puedan canalizar los talentos de sus grupos de trabajo para maximizar la eficiencia.

Las nuevas fórmulas de liderazgo establecen estrategias colaborativas donde se fomentan ecosistemas de cooperación que otorgan más sostenibilidad en el tiempo. 

Por lo general, en el mundo del emprendimiento los caminos se afrontan solos. Sin embargo, a medida que una startup va creciendo y consolidándose, el equipo de trabajo también crece y comienzan nuevos retos para los directivos.

Imagina que tienes un ejército al mando, es ahí donde entra en escena la inteligencia colectiva, la organización y la delegación para tener éxito en la guerra.

Aparte de que tú eres el líder, debes tener altos mandos en cada frente de batalla: talento humano, publicidad, Marketing, tecnología y otros.

Para que orientes de mejor manera la inteligencia colectiva de tu grupo de trabajo, debes entender la diferencia entre gestionar y liderar.

Hoy por hoy, muchas empresas poseen estructuras verticales ideales para la gestión. ¡Ojo! No es que esté mal gestionar, pero también es importante aportar valor grupal, y cuando las gestiones son muy automatizadas, esto se pierde de vista.

Un líder ya no debe ser esa especie aislada, sino más bien alguien que orienta y alienta a su equipo.

La inteligencia colectiva es un aspecto indispensable que puede superar los conocimientos de la mente más brillante, pero requiere de un buen líder para canalizarla hacia el éxito.

Si deseas convertirte en el mejor líder para impulsar la inteligencia colectiva de tu equipo de trabajo, te invitamos a conocer nuestro Programa Avanzado de Coaching Ejecutivo.

¡No te pierdas la oportunidad de liderar al mejor grupo empresarial!

comosedefinelaestabilidadlaboralyquedebeshacerparaalcanzarla

¿Cómo se define la estabilidad laboral y qué debes hacer para alcanzarla?

La falta de estabilidad laboral puede constituir un fuerte detonador de estrés e insatisfacción en el trabajo, ya que con ella se fomenta seguridad y compromiso.

Entendemos por estabilidad laboral la garantía o seguridad de permanencia en el puesto de trabajo, lo cual implica que el profesional no puede ser despedido sin causa justa y legal.

La estabilidad laboral puede estar contemplada en el contrato de trabajo, protegida por la legislación vigente o condicionada a situaciones específicas (embarazos, enfermedades, intervención gubernamental).

Si bien los detractores de este tipo de garantías laborales argumentan que su aplicación genera cierta dejadez, la realidad es que (en la mayoría de los casos) los trabajadores estables son una más valía para las empresas.

Un profesional con estabilidad laboral puede construir una carrera en la organización, ganar mayor experiencia y colaborar en la formación de los nuevos talentos, entre ¡muchos otros beneficios!

¿Cuáles son los beneficios de la estabilidad laboral?

Cultivar la estabilidad laboral es una práctica que aporta diferentes ventajas, tanto para el trabajador como para la empresa, algunas de estas son:

Seguridad para el trabajador

La estabilidad laboral impacta profundamente en la economía del trabajador, su desarrollo personal y equilibrio psicológico.

Un empleo estable genera menor carga de estrés y puede motivar al individuo a involucrarse en diferentes actividades como cursos formativos, inversiones o proyectos familiares, con la certeza de que cuenta con respaldo financiero.

Mayor compromiso del profesional para con la empresa

Una colocación fija o permanente asegura un lugar donde se puede construir una carrera profesional a largo plazo, promoviendo el compromiso con los valores de la empresa y el sentido de pertenencia.

De la misma forma, crece la responsabilidad por las propias acciones y el deseo de contribuir al crecimiento de la organización. Los retos y las oportunidades de crecimiento constante contrarrestarán el riesgo de dejadez.

Eleva la motivación de los empleados

Como mencionamos, la estabilidad laboral genera una menor carga de estrés y aumenta la motivación, traduciéndose en mayor productividad, mejor clima de trabajo y profesionales comprometidos.

Desarrollo de habilidades y competencias

La estabilidad laboral brinda a los trabajadores la oportunidad de obtener experiencia, poner en práctica destrezas adquiridas, mantenerse en constante actualización y adquirir nuevas habilidades.

Desde el punto de vista empresarial, tener una plantilla de trabajadores con experiencia es un importante valor estratégico que permite facilitar procesos, como delegar tareas y capacitar nuevos talentos.    

Participación de los trabajadores en proyectos a largo plazo

En puestos de trabajo estables, los profesionales tienden a involucrarse con mayor dedicación en los proyectos y objetivos a largo plazo de la empresa, ya que estarán presentes para ver los resultados.

Oportunidad de identificar los talentos y fortalezas 

La estabilidad laboral ofrece más tiempo para conocer el perfil de cada trabajador, posibilitando así el identificar sus talentos y fortalezas. Esta información resulta fundamental a la hora de seleccionar candidatos para nuevos cargos y diseñar jornadas de formación.

Asimismo, los empleos estables son una excelente estrategia para recuperar la inversión que la empresa destina a la capacitación de los funcionarios y evitar la pérdida de capital humano.

Estimula el espíritu de equipo

Cuando los empleados disponen de mayor tiempo para interactuar con los colegas, en el área de trabajo, aumentan las posibilidades de crear una mejor conexión y sinergia entre los miembros del equipo.

Mejora la imagen de la empresa

Una empresa que promueve relaciones a largo plazo con los trabajadores despierta la confianza de sus clientes y atrae a empleados potenciales, como nuevos talentos y profesionales de otras organizaciones.

¿Cómo obtener y preservar la estabilidad laboral?

Sabiendo los beneficios de la estabilidad laboral, es natural que tú o tus coachees tengan interés en obtenerla o conservarla.

A continuación, te presentamos 10 elementos clave para conseguirla. 

1. Conocimiento de la organización

Este punto es esencial. Conocer la empresa en la que trabajas o aspiras trabajar, te permitirá identificar si se trata de una organización que apuesta por la estabilidad laboral o prefiere otras estrategias de estímulo.

Cuando hablamos de conocer, es ir más allá de las funciones inherentes al cargo: informarte sobre la misión, visión, objetivos y valores de la organización; su política de contratación y rotación de personal; su reputación y solidez en el mercado.  

Un aspecto relevante es verificar si la cultura de la empresa se encuentra alineada con tus propios valores (o los de tu coachee), dado que esto facilitará crear un vínculo y afianzar el compromiso con la institución.

2. Compromiso

La responsabilidad del empleado en el cumplimiento de las tareas asignadas demuestra su nivel de compromiso con la empresa, lo cual es un factor crucial cuando se busca la estabilidad profesional. 

3. Motivación

Las organizaciones otorgan cada vez mayor importancia a las personas automotivadas, capaces de avanzar de cara a los obstáculos, aprovechar las oportunidades y comprometerse con sus metas. 

4. Liderazgo

El liderazgo es otra habilidad altamente valorada por organizaciones con puestos de trabajo estables, así que atrévete a tomar la iniciativa. Propón soluciones creativas a los problemas y aplica el pensamiento flexible.

El pensamiento flexible apunta a idear nuevas formas de resolver los obstáculos y saber adaptarse ante eventos inesperados, como cambios en los procedimientos habituales o emergencias.  

5. Formación constante

Mantenerse a la vanguardia de las nuevas tendencias de la profesión, especializarse en áreas o procedimientos esenciales y cultivar una mentalidad de crecimiento, fomentan la permanencia en puestos de trabajo estables. 

Recuerda que es importante invertir en el desarrollo personal y profesional, tanto para nutrir la autoestima como para avanzar en tu plan y objetivos de vida.  

6. Previsión

Este punto guarda estrecha relación con el anterior (formación constante), dado que el sentido de la previsión debe estar orientado a prepararse para eventualidades, mantenerse actualizado y prestar atención a las competencias de alta demanda.

Un ejemplo de cómo la previsión puede incidir en tu estabilidad laboral, lo encontramos en la película «Figuras Ocultas» (Hidden Figures, 2016) basada en hechos reales.

En esta producción, la actriz Octavia Spencer interpretó a la matemática afroamericana Dorothy Vaughan, quien trabajaba como calculista en la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA), en la década de los 60.

El personaje de Spencer se entera de que la institución planea sustituir a las calculistas con una computadora electrónica, por lo que decide aprender sobre el nuevo sistema, antes de que sea demasiado tarde.

A pesar de los diferentes obstáculos, Vaughan tiene éxito y tras enseñar a sus compañeras y demostrar que era capaz de operar los nuevos equipos, ganó un lugar como supervisora del Departamento de Programación. Un verdadero caso de éxito.  

7. Confianza

Creer en las habilidades y destrezas propias facilita proyectarse como una autoridad en el área y generar confianza.

Es una cualidad necesaria para destacarse en colocaciones de larga duración.

8. Integración

Saber integrarse en los equipos de trabajo y asimilar la cultura de la empresa, pueden hacer la diferencia entre un trabajo temporal y la estabilidad.

9. Mente abierta

Tener una mentalidad abierta hacia los retos, las nuevas experiencias y las diferentes perspectivas (u opiniones) constituye un poderoso indicador de que puedes acompañar la evolución de la empresa, en sus diferentes etapas. 

10. Aportes

Una relación laboral de larga duración tiene mucho que ver con la reciprocidad.

No se trata únicamente de aquello que la organización pueda proporcionarte, sino que también involucra lo que estás dispuesto a aportar. 

¿Es posible fomentar la estabilidad laboral en las empresas?

Sí, desde el punto de vista empresarial es posible fomentar la estabilidad laboral en las organizaciones, si se toman en cuenta algunos aspectos, tales como:

Cultivar la interacción con los empleados

Promover un buen clima laboral depende de interactuar con los profesionales contratados; motivarlos y demostrar genuino interés por sus ideas, iniciativas y perspectivas profesionales a futuro en la empresa.

Priorizar a los trabajadores con estatus permanente

Los beneficios recibidos por trabajadores con estabilidad salarial suelen superar el rendimiento que la misma empresa otorga a empleados temporales y freelancers.

Sin embargo, ten presente que dar prioridad a los empleados fijos, no implica dejar de lado a los otros colaboradores que más tarde podrían convertirse en una más valía para la organización, e incluso sumarse a la plantilla principal.

Proporcionar los recursos necesarios para la ejecución del trabajo

Sin duda, un requerimiento indispensable. Si los profesionales no cuentan con los recursos necesarios para realizar su labor, difícilmente se sentirán satisfechos en el lugar de trabajo. 

Establecer metas realistas

Cuidado con las expectativas exageradas que pueden desmotivar a los empleados, generar presión y afectar el clima de trabajo.

El plan de acción debe estructurarse con objetivos factibles.

Impulsar oportunidades de crecimiento profesional

Como coach profesional, es seguro conoces la relevancia de contar con oportunidades de crecimiento personales y laborales.

En este sentido, toda empresa que tenga como objetivo conservar el talento debe tener claro que es preciso proporcionar a sus trabajadores la oportunidad de evolucionar y mejorar su desempeño, a través de nuevos retos y responsabilidades. 

Coaching es una excelente forma de proporcionar recursos a los equipos de trabajo para alcanzar la estabilidad laboral y el éxito profesional. ¿Te interesa saber cómo? Descubre nuestra Certificación en Coaching Ejecutivo y todos los beneficios de convertirte en un Coach Profesional.

7clavesparainspirarymotivaralaspersonasdeunequipo

7 claves para inspirar y motivar a las personas de un equipo

¿Alguna vez has reflexionado acerca de las razones que desmotivan los equipos de trabajo? En efecto, muchos factores inciden en el desempeño de los colaboradores por lo que saber cómo motivar a las personas se ha convertido en una condición básica de productividad y, sobre todo, de retención de talentos.

Un excelente Coach conoce y conduce a su equipo estimulando el desarrollo de una postura motivada dentro y fuera del perímetro corporativo.

Para eso, crea una relación de confianza con sus liderados, dando soporte y los recursos necesarios para que puedan poner en marcha sus actividades con eficiencia y destreza.

Asimismo, un buen líder motiva a las personas a crecer, proporcionando nuevos conocimientos, guiando con el ejemplo y adoptando buenas prácticas en su área.

¿Te interesa conocer más acerca de la importancia de la motivación? ¡Aquí te lo contamos!

A continuación encontrarás información de valor acerca de la motivación como motor propulsor de la productividad y obtendrás 7 tips increíbles para motivar a las personas en tu organización.

¡No te lo pierdas!

Importancia de la motivación para optimizar la productividad

Después de la primera Revolución Industrial, estimular la buena productividad y un óptimo nivel de rendimiento se convirtió en una prioridad para las empresas.

Para que una empresa crezca en su rubro, debe ejecutar estrategias de mercadeo de primera calidad y presentar ganancias sustanciales. Sin embargo, ¡esto no es todo!

En las últimas décadas, las empresas se han concientizado de la necesidad de invertir en su capital humano, desarrollando acciones que motiven a los colaboradores no solo a producir, sino también a vestir la camiseta del negocio para llevar sus resultados al siguiente nivel.

Dicho en otras palabras, las organizaciones han implementado medidas de gestión de personal con la intención de elevar el grado de satisfacción y motivación de los equipos al punto de convertirlos en poderosos aliados de su rentabilidad.

Esto significa que los resultados financieros satisfactorios y la felicidad de los colaboradores son factores que se encuentran conectados.

Tanto es así que cada vez más empresas implementan programas de recompensas y políticas de recursos humanos en pro de la satisfacción, engagement y motivación de sus profesionales.

No obstante, la motivación de los equipos no solo depende de la buena voluntad de los Coaches y de las prácticas corporativas, sino también de la disponibilidad y proactividad de sus colaboradores.

Así pues, consideramos a la motivación profesional como una responsabilidad compartida fundamentada en dos componentes: intrínseco y extrínseco.

Motivación intrínseca

Este tipo de motivación se vincula a la fuerza interior de cada individuo no dependiendo, de este modo, de factores externos como recompensas financieras.

Así, su principal fuente de estímulo son metas, objetivos, sueños e intereses personales.

Motivación extrínseca

La motivación extrínseca consiste en un incentivo proporcionado por organizaciones o terceros con la finalidad de estimular a que una persona se comporte de determinada manera que contribuya con el alcance de los objetivos empresariales.

Por lo general, las empresas incentivan la manifestación de posturas y actitudes de las siguientes formas:

  • Complementando la remuneración con otros beneficios.
  • Reconociendo públicamente el buen desempeño de sus colaboradores — “funcionario del mes” —.
  • Proporcionando premios por rendimiento.

En definitiva, motivar a las personas es un reto que no solo depende del negocio, sino también de las características y del esfuerzo individual para salir de la zona de comodidad, crecer y entregar mejores resultados a la empresa.

Pero, ¿qué podemos hacer para que los individuos se sientan más motivados tanto en el trabajo como en su vida personal?

7 tips valiosos para motivar a las personas

Un equipo motivado es uno de los factores que inciden directamente en las proyecciones de un negocio, así como en su posicionamiento en el mercado. 

Si los colaboradores se sienten perdidos y perciben que no reciben el debido reconocimiento, tanto la productividad como la calidad de su trabajo inician un movimiento de caída libre.

El turnover y el absentismo aumentan proporcionalmente una vez que los individuos insatisfechos tienden a buscar trabajos alineados con sus expectativas, ya sea en términos de reconocimiento o financiero.

Por este motivo, es tan importante ejercer Coaching promoviendo acciones que optimicen la motivación de las personas. 

Pero, ¡atención! Lo hemos dicho anteriormente y ahora volvemos a hacer hincapié: es importante motivar a las personas al punto que se sientan satisfechas y listas para encarar nuevos desafíos dentro y fuera de la organización.

En este sentido, debemos tener en cuenta que individuos motivados suelen ser más persistentes y dedicados, lo que confluye en un comportamiento más resiliente y autónomo

Si estimulamos el desarrollo de estas habilidades en la empresa, el colaborador tiende a emplearlas en su día a día y, por consiguiente, enraizarlas y optimizarlas aún más, convirtiéndose así en una persona mucho más equilibrada y feliz.

¡Y todo esto repercute en el resultado de su trabajo!

A continuación, te presentamos una lista con los 7 mejores consejos para motivar a las personas dentro y fuera de la empresa:

1. Responsabilízate por los errores

Cuando los resultados no alcancen los retos deseados, no intentes encontrar culpables.

Como Coach, debes estar consciente de que el comportamiento del grupo depende en gran medida de tu postura.

Si al ser confrontado acerca de los resultados desfavorables tratas de encontrar un culpable acusando y puniendo a tu equipo, lo desmotivarás a seguir buscando un camino más exitoso y eficiente. 

Un buen líder asume la responsabilidad y, en el caso de que sea necesario, se dispone a trabajar mano a mano con los miembros de su equipo que desea motivar.

2. Conoce a tu grupo de colaboradores

Prioriza la comunicación fluida con los integrantes de tu equipo, esto te ayudará a entender las particularidades y los objetivos de cada uno.

Consecuentemente, descubrirás qué los motiva para aprender algo nuevo, encarar un desafío o simplemente tener más flexibilidad para ejecutar su trabajo.

Al obtener esa información, podrás gestionar el ambiente laboral para que sea mucho más ameno y satisfactorio, alineándolo a una cultura organizacional que, efectivamente, favorezca el comportamiento de pertenencia y, en consecuencia, la motivación del equipo.

3. Reconoce el trabajo bien hecho

La mayor parte de los gestores proporciona feedbacks cuando ocurren situaciones negativas, sin embargo, una de las formas más eficientes de motivar y valorar el buen trabajo de los profesionales es ofrecerles reconocimientos públicos o particulares.

Asimismo, puedes motivarlos invitando a que participen de reuniones con otros líderes o clientes cuyo tema central sea la presentación de los resultados de un proyecto que han puesto en práctica.

4. Orienta tu fuerza laboral hacia un objetivo común

Antes de todo, es imprescindible que los gerentes informen a sus equipos cuál es la misión de la empresa, es decir, los motivos que son la razón de su existencia.

Refuerza periódicamente el concepto para que todos los colaboradores alineen sus comportamientos a favor del alcance del propósito del negocio.

Luego de dar ese paso, explica varios puntos relevantes de la planificación estratégica de la empresa, así como el papel del equipo en el cumplimiento del plan y la contribución que espera de cada individuo en aras de alcanzar los retos.

5. Delega y desafía

En una empresa, hay personas que logran entregar rápidamente sus tareas a raíz de su experiencia en una determinada función. 

A cambio, muchos profesionales quieren aventurarse emprendiendo nuevos desafíos como desarrollar actividades diferentes en su sector e inclusive, cambiar de departamento para probar otras realidades y dinámicas.

Como buen gestor, debes identificar el mejor momento para delegar una actividad, pero esencialmente necesitas atribuirle la tarea a un colaborador que tenga interés de cumplirla y aprender más durante su ejecución.

Al emprender estos movimientos, lograrás que los individuos más experimentados puedan asumir flamantes desafíos en su carrera al paso que fomentas el aprendizaje de los nuevos talentos.

6. Estimula un ambiente sostenible y flexible

La base de un clima corporativo agradable, cordial y colaborativo es una gestión integrada que promueva comportamientos de escucha activa.

Ante este panorama, el líder se dispone a escuchar las sugerencias del equipo e incentiva la participación de sus integrantes con nuevas ideas y perspectivas.

Más allá de escuchar sus opiniones, el gestor debe aclarar que las propuestas se consideran como una posibilidad real. 

7. Fomenta la cultura del aprendizaje

Para motivar a las personas, las empresas necesitan enfocarse en su crecimiento profesional mediante el desarrollo de capacitaciones e integración de herramientas.

De hecho, vale la pena destacar que es totalmente posible inspirar a los trabajadores poniendo en marcha acciones de bajo costo como:

  • Crear un espacio en el que puedan difundirse oportunidades de becas, concursos y proyectos.
  • Incentivar la participación en eventos como conferencias, seminarios y eventos que fomenten nuevos aprendizajes.
  • Realizar tech talks con miembros del equipo que dominen un determinado tema.

¡Esto ha sido todo por hoy!

Como puedes ver, motivar a las personas proporcionando conocimientos, reconocimiento, soporte y herramientas suficientes para que optimicen sus actividades es indispensable para la continuidad y la expansión de las organizaciones en el mercado. 

Si quieres optimizar la motivación entre los integrantes de tu equipo, sugerimos que pongas en práctica nuestros tips adaptándolos a la realidad de tu negocio. 

Asimismo, recomendamos que confíes en Coaching para convertirte en un líder de excelencia capaz de motivar a las personas en pro de la productividad y la adopción de metodologías de trabajo que favorezcan su rendimiento y la emocionalidad de los liderados.

Al finalizar la lectura de nuestro artículo, ¿te has quedado con alguna duda? ¡No dudes en escribirnos tus preguntas y resuélvelas ahora mismo!

9formasdeayudaratuscoacheesamanejarlaautocritica

9 formas de ayudar a tus Coachees a manejar la autocrítica

La autocrítica es una habilidad relacionada con el autoconocimiento, dado que se trata de identificar (internamente) tanto las cualidades y defectos como los aciertos y errores cometidos en diferentes contextos.

En otras palabras, hablamos de un análisis crítico íntimo que, enfocado de manera constructiva, conduce a la admisión de aquello precisamos mejorar. Sin embargo, la autocrítica tiene otra faceta.

Al ser una habilidad que todo Coach debe saber manejar e infundir en los demás, preparamos este artículo con 9 consejos para lograrlo. ¡Adelante!

Autocrítica positiva y negativa

Dependiendo de cómo utilizamos nuestra narrativa interna, la autocrítica puede ser:

  • Constructiva/positiva;
  • Destructiva/negativa.

Tanto la autocrítica constructiva como la negativa parten de la identificación de una acción que debe ser modificada o replicada, dependiendo de los resultados obtenidos; no obstante, el tipo de abordaje es completamente diferente.

Mientras que en la autocrítica positiva se reconoce el error y se piensa en una solución de cara al futuro (extraemos el aprendizaje); en la autocrítica destructiva la voz interior tiende a desvalorizar el esfuerzo, conduciendo a la parálisis.

Por ejemplo, ante un retraso en la entrega de una tarea, una persona que utiliza la autocrítica constructiva puede tomar acción, disculpándose y tomando medidas para que no vuelva a ocurrir, como emplear recordatorios y mejorar su gestión del tiempo.

Por otra parte, cuando alguien que se encuentra inmerso en el ciclo de la autocrítica negativa se enfrenta a la misma situación, tenderá a atacarse a sí mismo y visualizar escenarios pesimistas o catastróficos (“no sirvo para nada”, “seré despedido”).

Es importante destacar que, en este último caso, la persona que práctica la autocrítica negativa se siente impotente frente a los acontecimientos y tiene dificultades en percibir una posible solución.

¿Cuáles son los beneficios de la autocrítica?

Como te mencionamos, la autocrítica constructiva o positiva facilita el proceso de extraer un aprendizaje de cada evento, además de:

  • Promover la búsqueda de soluciones alternativas y creativas sacando provecho de nuestro potencial;
  • Reforzar el uso de lenguaje positivo en el diálogo interno;
  • Impulsar la consecución de los objetivos propuestos y el crecimiento personal;
  • Explorar las propias habilidades, cualidades, competencias y talentos;
  • Mejorar la autopercepción;
  • Ayudar a identificar patrones de comportamiento y creencias limitantes que necesitan atención;
  • Incentivar el pensamiento estratégico y el uso apropiado de los recursos disponibles.

¿Y las desventajas de la autocrítica?

Más allá de la parálisis, el uso continuo de la autocrítica destructiva o negativa trae consigo diferentes desventajas, tales como:   

  • La justificación de creencias limitantes y autodestructivas;
  • La pérdida de la conciencia de merecimiento;
  • Aumento de los sentimientos de frustración, rechazo, culpa, insatisfacción, vergüenza, envidia, inutilidad y tristeza; 
  • Fomento del estancamiento y el autosabotaje;
  • Minimización de los propios logros;
  • Falta de confianza personal (inseguridad);
  • Pesimismo;
  • Niveles de autoexigencia elevados (búsqueda inagotable de la perfección);
  • Baja autoestima.

El abuso de la autocrítica, en especial de la autocrítica negativa, puede ser el detonante de trastornos como ansiedad, depresión, pensamientos negativos recurrentes, enfermedades psicosomáticas, estrés, y ataques de pánico.

Igualmente, la autocrítica destructiva está asociada con trastornos de la alimentación, pensamientos suicidas, nerviosismo, tendencias autodestructivas y dificultad para reconocer las propias cualidades con objetividad (autorrechazo). 

¿Cómo saber si escuchas la voz interior de la autocrítica negativa?

A pesar de las diferencias entre ambas, es posible que una persona pueda experimentar dudas sobre si está trabajando con un sistema de autocrítica constructiva o, por el contrario, está bajo la presión de la autocrítica negativa.

Debemos recordar que la autocrítica constructiva o positiva presenta los errores con objetividad utilizando un lenguaje amable, sin juicios o achacar culpas y favoreciendo la búsqueda de soluciones, la autorreflexión y la transformación personal.

Por su parte, la autocrítica destructiva hace énfasis en juicios de valor subjetivos, magnificando errores y defectos, incentivando la culpa, el autocastigo y la visión de que lo sucedido es inalterable (el fracaso está asegurado, sin importar qué).    

Aplicando la inteligencia emocional, podemos contrarrestar los efectos de la autocrítica negativa, a través de un proceso de autoconsciencia que permita sustituir las reacciones automáticas por respuestas conscientes.

Para ello, será preciso vencer la ilusión del pesimismo y tomar la decisión de cuál autocrítica se escuchará: la que es útil e impulsa a crecer (positiva), o la que conduce a la parálisis y la desvalorización.

Desde el punto de vista racional, podemos reforzar la elección analizando los resultados que se obtienen al escoger una u otro tipo de autocrítica.

De esta forma, tendremos una visión más amplia del impacto que son capaces de generar en nuestras relaciones y estilo de vida.

Es importante destacar que todo el proceso de autoconsciencia y autorreflexión que acompaña la decisión de elegir qué autocrítica escuchar, debe ser realizado con amor, compasión y respeto hacia uno mismo.

No olvidemos la antigua leyenda, atribuida al pueblo indígena Cherokee, que refiere el encuentro entre un abuelo y su nieto. El anciano dijo al joven que dentro de cada persona hay una lucha entre dos lobos.

Uno de los lobos es malvado y el otro benévolo. El primer lobo encarna la inferioridad, el resentimiento, la envidia, la ira y las mentiras; mientras que el segundo representa el amor, la felicidad, la esperanza, la bondad, la paz, la humildad, la empatía y la verdad.

El nieto preguntó al abuelo ¿cuál de los dos lobos ganaría la batalla? Y el anciano sonriendo, contestó: “aquel que alimentes”. Le damos poder a lo que nutrimos y prestamos la mayor atención.

¿Cómo ayudar a tus Coachees a manejar la autocrítica?     

Además de promover la autoconsciencia y la autorreflexión, existen otras formas en las que un Coach motivacional puede ayudar a sus Coachees a gestionar la autocrítica de manera efectiva. Exploremos las 9 más populares:

1. Conocer al crítico interno

Esta técnica trata de dar una identidad a la voz de la autocrítica. Saber cuándo y por qué aparece, reflexionar sobre lo que dice y analizar qué efecto produce cuando se le escucha, permitiendo así diferenciar la autocrítica constructiva y la negativa.

Es frecuente que psicólogos y Coaches orienten a la persona a realizar ejercicios de visualización para dotar de apariencia al crítico interior y facilitar el proceso de interacción con esta figura.    

2. Meditación

La meditación y el mindfulness son otras herramientas para tener presente a la hora de ayudar a los Coachees a gestionar la autocrítica, dado que ambas técnicas promueven la introspección y el autoanálisis.

Si el Coachee no se siente a gusto con la meditación y el mindfulness, puede simplemente dedicar tiempo a reflexionar, recapitulando los acontecimientos del pasado sin juicios y con el foco puesto en el aprendizaje y el crecimiento personal.  

3. Utilizar la técnica del sándwich

Esta es una interesante metodología diseñada para colocar límites a la autocrítica destructiva, a la vez que se incentiva el hábito de la autocrítica positiva.

La técnica del sándwich consiste en hacer un autoelogio, una autocrítica y finalizar con otro autoelogio. De esta forma, el Coachee entrena su atención para observar los pros y los contras de una situación o de sí mismo, y no solo se enfoca en lo negativo. 

4. Ejercicio ABCDE

El ejercicio ABCDE está basado en el modelo ABC desarrollado por el psicoterapeuta cognitivo estadounidense Albert Ellis (1913 – 2007), con la intención de explicar las diferentes respuestas de un grupo de individuos ante un mismo evento.

A diferencia del modelo ABC de Ellis —que solo tiene tres componentes—, el modelo o ejercicio ABCDE propuesto por el padre de la psicología positiva Martin Seligman (1942), cuenta con 5 elementos o componentes esenciales:

  • La adversidad (el acontecimiento);
  • Las creencias;
  • Las consecuencias;
  • La discusión interna;
  • La energía (estado de ánimo).

Para aplicar el ejercicio ABCDE, el Coachee debe en primer lugar describir el evento o adversidad objetivamente y con precisión; detallar lo que pensaba en el momento del acontecimiento; y registrar las consecuencias (qué hizo y qué sintió).

Después, es preciso analizar los resultados (discusión interna), con el propósito de señalar la inexactitud de las creencias, generar una creencia alternativa o una nueva perspectiva del asunto.

El último punto del ejercicio (energía) supone expresar los pensamientos, sentimientos y cambios motivados por la etapa de discusión y las soluciones a las que esta condujo. 

5. Enfocar la crítica en comportamientos

Si partimos de la premisa de que el comportamiento de las personas puede cambiar, debemos conducir el proceso de autocrítica hacia ese escenario, donde es posible vencer la parálisis y encontrar soluciones creativas.

Por ejemplo, en lugar de decir “soy un procrastinador y no voy a cambiar”, probar la alternativa de “si realizo tareas por bloques y elimino las distracciones, avanzaré más deprisa en el trabajo”.

6. Evitar las comparaciones

Para dejar de lado las comparaciones es preciso entender el contexto en el que se desarrollan los hechos.

No es justo exigir a una persona que está aprendiendo a nadar, que tenga el mismo nivel que un atleta, aunque ambos tengan la misma edad. Por la misma razón, no tiene sentido establecer otro tipo de comparaciones. Todos somos diferentes. 

7. Comprender el trasfondo de la autocrítica negativa

Puede parecer sorprendente e incluso un contrasentido cuando hablamos de autocrítica negativa, pero a pesar de sus desventajas es necesario comprender que su función primaria es la de proteger, basando sus proyecciones en el pasado.

Por lo que ante los cambios o las nuevas situaciones que hacen surgir al crítico interior (negativo), es aconsejable hacer una pausa, reflexionar sobre su aparición, mostrar gratitud, planificar un rumbo y seguir adelante.

8. Estimular la autocrítica positiva

Una práctica que no debe faltar. Es esencial que el Coachee sea justo consigo mismo, tratándose con amabilidad, extrayendo el aprendizaje de los desaciertos y aplicando el pensamiento flexible para encontrar soluciones creativas.

9. El Coach también debe gestionar la autocrítica

Ser un coach no te hace inmune a la autocrítica negativa, por ello confía en tus conocimientos y procedimientos y no permitas que una autopercepción poco objetiva interfiera en la relación con tus Coachees.

Ahora que conoces 9 formas de ayudar a tus Coachees a manejar la autocrítica ¿estás listo para el siguiente nivel en tu profesión? Contáctanos en ILC Academy para saber más sobre nuestros programas de formación para Coaches.

 

Meta descripción:

Descubre 9 formas de ayudar a tus Coachees a gestionar la autocrítica de manera constructiva e impulsar se desempeño