queeslaagilidademocionalyporqueestanimportanteparaunlider

¿Qué es la agilidad emocional y por qué es tan importante para un líder?

La agilidad emocional consiste en la forma cómo una persona lidia con sus emociones, pensamientos, historias y experiencias, por lo que incide directamente en su potencial de éxito tanto en el campo profesional como personal.

Dicho en otras palabras, la agilidad emocional refleja la relación de un individuo con su mundo interior y la capacidad de promover el aprendizaje en el campo emocional.

En virtud de su vínculo estrecho con la inteligencia emocional, una buena parte de los profesionales suele creer que son conceptos análogos. Sin embargo, vale la pena aclarar este punto.

Mientras que la inteligencia emocional consiste en la habilidad de conocer y controlar las propias emociones, la agilidad consiste en la capacidad de lidiar con las experiencias internas de forma productiva y consciente.

Es decir, el enfoque principal de la agilidad emocional no es suprimir o controlar, sino sintonizarse con las propias emociones, mejorando así la capacidad y calidad del liderazgo.

Al conocer la esencia de ambos conceptos, podemos decir que una persona puede ser emocionalmente inteligente sin, de hecho, ser ágil. No obstante, lo contrario no se aplica.

Así pues, la agilidad está estrechamente relacionada con el nivel de inteligencia emocional de un individuo, por lo cual, la rigidez en el campo de las emociones puede comprometer el aprendizaje y una buena relación con el universo interior.

Si quieres aprender más sobre el concepto y la importancia de la agilidad emocional, sugerimos que continúes leyendo nuestro artículo. 

Además de acceder a muchos detalles sobre el tema, descubrirás las mejores medidas para optimizar tu agilidad emocional.

¡Empecemos!

Entiende qué es la agilidad emocional

La expresión oriunda de las Ciencias Cognitivas se popularizó en un artículo de Susan David y Christina Congleton, publicado en Harvard Business Review en el año 2013.

Relacionada con la gestión de las emociones, la agilidad puede contribuir al éxito en diferentes esferas de la vida, principalmente en los estudios y en el trabajo.

En el artículo, David señala que la agilidad emocional es un concepto opuesto al de rigidez, ya que se basa en la fluidez y maleabilidad de mindset

Teniendo en cuenta los aspectos señalados en la introducción y la observación de la autora, conceptualizamos la agilidad emocional en el ámbito corporativo como la competencia de reconocer y emplear las experiencias profesionales tanto buenas como malas en aras de aprender a lidiar mejor con las emociones y sus consecuencias

Como resultado del aprendizaje fundamentado en las emociones, los profesionales pueden alcanzar niveles más altos de productividad, manejo de conflictos y, por supuesto, de liderazgo.

Importancia de la agilidad emocional para el liderazgo y desarrollo personal

Según las autoras, David y Congleton, del artículo publicado en la HBR, suprimir o controlar excesivamente las emociones negativas es un hábito poco saludable, pues afecta el bienestar mental y emocional de los profesionales. 

Perder cuidado de este componente en el entorno laboral genera un profundo desgaste emocional, impactando tanto en la productividad como en la capacidad de liderazgo de los gestores. 

Esto ocurre porque su pensamiento manifiesta cierta rigidez y un patrón repetitivo, poniendo en evidencia una postura antigua y ajena a las tendencias en el campo.

Además del impacto en el liderazgo, la falta de agilidad emocional afecta la toma de decisiones, así como el desarrollo profesional y personal, dado que limita los procesos de innovación, aprendizaje y actualización.

Esto refleja el intento de evitar situaciones o desafíos que puedan sacar a la luz los pensamientos negativos, perdiendo de esta manera oportunidades interesantes tanto para la empresa como para el propio líder.

¿Aún tienes dudas sobre el impacto de la agilidad emocional en la vida de los equipos y líderes organizacionales?

Para ayudarte a entender mejor su importancia en el desarrollo y crecimiento profesional, separamos una lista con los 5 principales beneficios de optimizar la agilidad emocional en el medio corporativo:

  • Ayuda a lidiar de forma más efectiva con la depresión, baja autoestima y ansiedad mediante la comprensión y consideración de los sentimientos.
  • Abre espacio para los cambios considerando un panorama VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).
  • Permite posicionarse de acuerdo con los valores y con la perspectiva acerca del mundo. Las emociones negativas generadoras de rabia y tristeza se trabajan bajo la óptica de la aceptación, curiosidad y empatía.
  • Favorece la respuesta a los desafíos cotidianos de forma sensible y de acuerdo con la coyuntura, reciclando así la dinámica de pensamiento.
  • Contribuye a mantener un espíritu orientado a los desafíos, medidas de bienestar y crecimiento.

Por lo tanto, los individuos que se dedican a alcanzar niveles más elevados de agilidad emocional tienden a desarrollarse profesionalmente de forma más efectiva, sacando enseñanzas de las situaciones críticas y aprendiendo con las dificultades en aras de lidiar con sus emociones de forma positiva y poco crítica.

Al conocer la relación entre agilidad emocional, desarrollo profesional y liderazgo, queda claro que el concepto introducido al vocabulario empresarial en 2013 es una de las principales características de un buen líder, por lo cual, potencializarla configura un aspecto clave para el éxito profesional.

7 consejos extraordinarios para desarrollar la agilidad emocional

Los líderes y coaches emocionalmente ágiles no solo promueven importantes cambios en su entorno, sino también incentivan la estructuración de una cultura organizacional dinámica y acorde con los nuevos tiempos.

En el campo de Coaching, la agilidad emocional es un punto clave para el desarrollo de expertos en el área, así como para la preparación de nuevos líderes flexibles y atentos a las tendencias del mercado. 

A continuación, presentamos 7 formas muy útiles y eficientes de mejorar la agilidad emocional y, por consiguiente, convertirse en un profesional exitoso.

1. Acepta tus emociones negativas

En un primer momento, es importante que el líder, o futuro coach, acepte las emociones negativas y entienda que sentirlas hace parte de su proceso de desarrollo, aprendizaje y crecimiento profesional.

De hecho, esto puede parecer un poco fuera de contexto cuando consideramos la importancia de la positividad en el entorno empresarial

No obstante, al conducir el proceso de aceptación con sabiduría, los líderes pueden enseñar por el ejemplo, proporcionando a los colaboradores medios saludables de lidiar con las emociones al paso que evitan tomar decisiones importantes, fundamentándose apenas en el componente emocional.

2. Reflexiona acerca de los desafíos

Es incuestionable la importancia de la comunicación en el desarrollo profesional, no obstante, mirar hacia dentro y conocer sus emociones al punto de identificar desafíos es un aspecto que no debe negligenciarse.

Al detectar retos o no saber cómo trabajar determinadas emociones negativas, podemos buscar mecanismos que ayuden a lidiar de forma más acertada, ya sea mediante terapias o cursos.

3. Cambia tu perspectiva

Cuando enfrentamos una determinada situación, es muy complicado separar los elementos emocionales de los racionales. 

Sin embargo, al entrenar el cambio de perspectiva puedes posicionarte de modo que logres observar el evento desde una óptica diferente.

Esto te permite hacer un análisis crítico sobre tus comportamientos y la forma de cómo gestionas las emociones.

Debes tener en cuenta que tus sentimientos son importantes, pero no definen quién eres. De este modo, puedes aumentar el control de tus emociones ante determinados estímulos.

4. Entiende tus objetivos

Las actitudes se vinculan directamente a los objetivos que alcanzamos. Así, es importante actuar de acuerdo con los propósitos que se desean cumplir. 

Cuando tenemos esto en mente, optimizamos la agilidad emocional frente a situaciones críticas o decisivas.

5. Toma decisiones abarcativas

Según David y Congleton, antes de tomar una decisión y actuar bajo la influencia de las emociones, los líderes deben analizar si las acciones y/o medidas están acordes con sus principios, creando así una cultura fundamentada en valores, principalmente los organizacionales.

6. Apuesta en capacitación

Inyectar dinero en capacitaciones o cursos que estimulen el alcance de mejores niveles de agilidad emocional consiste en una alternativa valiosa, especialmente porque estas vías de conocimiento cuentan con profesionales capacitados para orientar a los estudiantes y, así, maximizar el aprovechamiento del contenido.

Es decir, estos cursos e instancias de capacitación promueven un sólido aprendizaje, dirigido hacia la excelencia y óptimo alcance de resultados en términos de agilidad emocional.

7. Invierte en una formación en Coaching

Entre los cursos más efectivos para desarrollar esta habilidad, destacamos la formación en Coaching. 

La orientación de profesores expertos te ayudará a dar un salto en la interpretación y aceptación de los componentes internos.

Asimismo, promoverá un mejor entendimiento de tus emociones, así como la creación de un mecanismo de toma de decisiones enfocado en la racionalización, en los valores empresariales y en los principios del profesional.

¡Esto ha sido todo!

Como te das cuenta, el autoconocimiento es un pilar sumamente relevante para desarrollar la agilidad emocional. Y una de las formas más eficientes de conocerse mejor es invirtiendo en prácticas mindfulness, terapias con expertos y, por supuesto, en certificaciones de Coaching

¿Quieres potencializar la agilidad emocional?

¡Te invitamos a que conozcas nuestra Certificación de Coaching Ejecutivo! En este programa desarrollarás las competencias de un líder para llevar a tu equipo de trabajo al éxito.