miedoalfracaso10clavesdeltemorafallarennuestravida

Miedo al fracaso: 10 claves del temor a fallar en nuestra vida

Para algunos, el miedo al fracaso puede ser un aliado que los impulsa a conquistar nuevos objetivos, mientras que para otros se trata de una emoción paralizante que impide abandonar la zona de confort.

Más allá de las diferencias de percepción, el miedo al fracaso se define como el temor irracional a fallar, lo cual limita la libertad de acción del individuo. Esta angustiante sensación está basada en 3 elementos claves:

  • Interpretación de la situación.
  • Anticipación de las consecuencias (negativas).
  • Valoración (autovaloración).

Ante cualquier desafío, la persona con miedo al fracaso interpretará la situación a través de una visión tergiversada de la realidad, en la que la importancia del evento es sobredimensionada.

Posteriormente, anticipará las consecuencias de enfrentarse a la situación, proyectando un escenario pesimista y catastrófico en el que cualquier tentativa de acción generará resultados negativos.

La anticipación de resultados no favorables alimenta el miedo al fracaso y activa mecanismos de evitación o de sobrecompensación como respuesta a la situación planteada.

Detengámonos un poco en estos conceptos: la evitación, tal y como su nombre lo indica, alude a evitar a toda costa aquello que genera temor o angustia; mientras que la sobrecompensación, apunta a esforzarse en exceso. 

La sobrecompensación está relacionada con elevados niveles de autoexigencia y puede conducir al agotamiento físico y mental, en especial cuando se descuidan las necesidades básicas (comer, dormir) para compensar supuestas “fallas”.

Supongamos que un estudiante debe hacer una presentación ante la clase, puede no asistir el día de la exposición (evitación) o esforzarse por crear un proyecto que considere a prueba de errores, dejando de lado otros asuntos (sobrecompensación).

Estas manifestaciones del miedo al fracaso promueven la autovaloración con base en los resultados, por lo que la persona asume que los errores son sinónimo de fracaso (o de fracasado) y no una oportunidad de aprendizaje. 

¿Cómo se relacionan las distorsiones cognitivas con el miedo al fracaso?

Las distorsiones cognitivas son inconsistencias en la forma como procesamos la información, lo cual interfiere en la percepción de la realidad y puede provocar perturbaciones y trastornos de tipo psicológico o emocional. 

Como hemos visto, el miedo al fracaso está conectado con una percepción tergiversada de la realidad, detrás de la cual pueden detectarse distorsiones cognitivas, tales como:

Pensamiento dicotómico

También conocido como pensamiento polarizado o blanco-negro, sugiere interpretaciones en términos absolutos, sin considerar los matices propios de cada situación.

Conclusiones precipitadas

Se refiere a cuando se trata “adivinar” el resultado o las consecuencias negativas de un evento, aunque no existan pruebas que sostengan estas ideas. 

Magnificación

Exagerar la importancia de una situación, con énfasis en los aspectos negativos de la misma (visión catastrófica) y la desvalorización de lo positivo (negativismo).

Etiquetado

Es aplicar etiquetas globales absolutas a una persona o situación sin una razón objetiva para hacerlo.

Por ejemplo, asumir que una baja calificación automáticamente significa no tener aptitud para una determinada materia.

¿Qué características presentan las personas con miedo al fracaso?

Existen diferentes características asociadas a las personas que padecen miedo al fracaso, entre ellas destacan:

  • Baja autoestima.
  • Perfeccionismo (ideales inflexibles y exagerados).
  • Búsqueda constante de reconocimiento.
  • Autocrítica negativa (desvalorización del propio esfuerzo).
  • Sentimientos de culpa.
  • Inseguridad (falta de confianza en las propias capacidades).
  • Expectativas poco realistas.
  • Foco en los resultados (desestima el proceso y el aprendizaje).
  • Elevado nivel de autoexigencia.
  • Visión catastrófica.
  • Dificultad para tomar decisiones.
  • Baja tolerancia a la frustración.

Las personas con miedo al fracaso pueden experimentar síntomas asociados con la ansiedad y tendencia a la procrastinación, dado que esta última es una forma de evitar las tareas en las que temen fracasar.

¿Cuáles son las consecuencias del miedo al fracaso?

El sentimiento de angustia que acompaña al miedo al fracaso limita el acceso a nuevas experiencias (estancamiento) y la consecución de objetivos que son realmente importantes para el individuo.

De la misma forma, el miedo al fracaso atenta contra el desarrollo de la sana autoestima y fomenta los bloqueos mentales, los síntomas de ansiedad y la autoimagen negativa (énfasis en lo negativo y desvalorización de lo positivo).

El miedo al fracaso puede hacerse presente en el ámbito escolar, profesional, social y sentimental, siendo motivado por diferentes factores: presión social y/o familiar; historial de fracasos, perfeccionismo y miedo al éxito.

Te preguntarás si existe diferencia entre el miedo al éxito y el miedo al fracaso. La respuesta es sí. Aunque ambos conceptos están relacionados, el miedo al éxito no tiene la cualidad paralizante del temor a fallar.

Cuando una persona enfrenta el miedo al éxito se convierte (inconscientemente) en víctima del autosabotaje y la falta de merecimiento, en otras palabras, al no creerse merecedor de alcanzar un logro obstaculizan sus oportunidades.

El miedo al éxito puede estar cimentando en el concepto individual del éxito o en lo que la persona supone que serán las consecuencias de ser exitosos (por ejemplo, tener mayores responsabilidades y más carga de trabajo en un cargo directivo).

Un individuo con miedo al éxito presenta bajas expectativas (mantenerse a bajo perfil para minimizar la posibilidad de éxito), temor a ser el centro de atención y preocupación ante nuevas responsabilidades.

Igualmente, puede desistir cuando falta poco para alcanzar la meta, procrastinar, obstaculizar su propio camino, experimentar el síndrome del impostor y miedo a las opiniones de terceros, en especial, los comentarios negativos.

En el artículo “What is the fear of success?”, publicado por el site especializado en salud mental Verywell Mind, se indica que el miedo al éxito dificulta la consecución de los objetivos y genera una menor satisfacción con la vida, por lo que no se debe descartar la asistencia psicológica en su tratamiento.

10 claves para combatir el miedo al fracaso

Como habrás podido notar, el miedo al fracaso es una fuente de angustia y malestar para quienes lo padecen, por ello queremos proponerte 10 estrategias que te ayudarán a enfrentarlo:

1. Romper con el pensamiento dicotómico

Es fundamental entender que además del blanco y negro también existe una escala de grises que puedes experimentar.

Distánciate de las interpretaciones en términos absolutos y prueba el pensamiento flexible (pensar de manera diferente).    

2. Evita las conclusiones precipitadas

No juegues al adivino. Vive cada experiencia sin anticiparte a los resultados o colocar más expectativas. Muchas situaciones (y personas) pueden sorprenderte si das la oportunidad para ello.

3. Cultiva el diálogo interno positivo

Cuestiona la narrativa interna negativa (aquello que te dices a ti mismo), refuerza el enfoque en los aspectos positivos y motívate a dar lo mejor de ti en cualquier circunstancia, sin caer en la autoexigencia exagerada.

Por ejemplo, en lugar de utilizar frases como “no puedo”, sustitúyela por “estoy en proceso de aprendizaje” o “es mi primera experiencia y tendré la oportunidad de intentarlo nuevamente”.

4. No caigas en la trampa del etiquetado

Todos cometemos errores, por lo que se trata de algo natural.

Un error no es igual a un fracaso, es apenas una oportunidad de aprendizaje. Aunque signifique que tengas que empezar de cero, realmente no será así, pues tendrás una experiencia base. 

5. Aplica la inteligencia emocional

La inteligencia emocional permite identificar e interpretar las propias emociones (y las de terceros) con mayor eficiencia y utilizar la información obtenida para tomar decisiones asertivas.

A través de la inteligencia emocional es posible gestionar la culpa y evitar recaer en los errores, gestionando las emociones para determinar el abordaje más acertado ante un problema o situación capaz de generar inquietud.

6. Establece objetivos realistas

Para combatir las expectativas poco realistas, no hay nada mejor que la técnica Smart, una metodología utilizada para elaborar objetivos y conseguir resultados.

De acuerdo con este sistema, los objetivos deben ser:

  • Específicos (Specific).
  • Medibles (Measurable).
  • Alcanzables (Attainable).
  • Realistas o Relevantes (Realistic).
  • Con tiempo determinado (Timely).

La metodología Smart puede ayudarte a reducir las expectativas.

Una opción complementaria es desarrollar un plan B que facilite estar preparado en diferentes circunstancias.

7. Valora cada tentativa

Aunque los resultados no sean los esperados, es importante valorar cada tentativa, su proceso y el esfuerzo que dedicaste.

Recuerda las palabras del inventor estadounidense Thomas A. Edisson sobre la bombilla: “No fracasé, solo descubrí 999 maneras de como no hacer una bombilla”.

8. Redefine los conceptos de éxito y fracaso

El miedo al fracaso puede estar vinculado a conceptos poco realistas. Cuestiónate sobre el significado individual que otorgas a las palabras éxito y fracaso y profundiza en aspectos como cuál es el aprendizaje obtenido de los errores.

9. Recibe formación en Coaching

La formación en Coaching es una herramienta ideal para promover un mindset orientado al éxito, el desarrollo personal y el autodescubrimiento. No solo aprenderás técnicas y estrategias para vencer el miedo al fracaso, sino que estarás preparada para ayudar a otros.

10. Solicita apoyo psicológico

Si quieres superar el miedo al fracaso (o el miedo al éxito) contar con el apoyo de un psicólogo resulta de inestimable valor. Estos profesionales pueden facilitar el proceso de superación del temor a fallar usando diferentes técnicas cognitivas.   

¿Quieres superar tu miedo al fracaso y convertirte en un ejecutivo de primer nivel? Entonces, te invitamos a formar parte de nuestro Programa Avanzado de Coaching Ejecutivo. Desarrolla tus destrezas para destacar en el mundo corporativo.

queeslaagilidademocionalyporqueestanimportanteparaunlider

¿Qué es la agilidad emocional y por qué es tan importante para un líder?

La agilidad emocional consiste en la forma cómo una persona lidia con sus emociones, pensamientos, historias y experiencias, por lo que incide directamente en su potencial de éxito tanto en el campo profesional como personal.

Dicho en otras palabras, la agilidad emocional refleja la relación de un individuo con su mundo interior y la capacidad de promover el aprendizaje en el campo emocional.

En virtud de su vínculo estrecho con la inteligencia emocional, una buena parte de los profesionales suele creer que son conceptos análogos. Sin embargo, vale la pena aclarar este punto.

Mientras que la inteligencia emocional consiste en la habilidad de conocer y controlar las propias emociones, la agilidad consiste en la capacidad de lidiar con las experiencias internas de forma productiva y consciente.

Es decir, el enfoque principal de la agilidad emocional no es suprimir o controlar, sino sintonizarse con las propias emociones, mejorando así la capacidad y calidad del liderazgo.

Al conocer la esencia de ambos conceptos, podemos decir que una persona puede ser emocionalmente inteligente sin, de hecho, ser ágil. No obstante, lo contrario no se aplica.

Así pues, la agilidad está estrechamente relacionada con el nivel de inteligencia emocional de un individuo, por lo cual, la rigidez en el campo de las emociones puede comprometer el aprendizaje y una buena relación con el universo interior.

Si quieres aprender más sobre el concepto y la importancia de la agilidad emocional, sugerimos que continúes leyendo nuestro artículo. 

Además de acceder a muchos detalles sobre el tema, descubrirás las mejores medidas para optimizar tu agilidad emocional.

¡Empecemos!

Entiende qué es la agilidad emocional

La expresión oriunda de las Ciencias Cognitivas se popularizó en un artículo de Susan David y Christina Congleton, publicado en Harvard Business Review en el año 2013.

Relacionada con la gestión de las emociones, la agilidad puede contribuir al éxito en diferentes esferas de la vida, principalmente en los estudios y en el trabajo.

En el artículo, David señala que la agilidad emocional es un concepto opuesto al de rigidez, ya que se basa en la fluidez y maleabilidad de mindset

Teniendo en cuenta los aspectos señalados en la introducción y la observación de la autora, conceptualizamos la agilidad emocional en el ámbito corporativo como la competencia de reconocer y emplear las experiencias profesionales tanto buenas como malas en aras de aprender a lidiar mejor con las emociones y sus consecuencias

Como resultado del aprendizaje fundamentado en las emociones, los profesionales pueden alcanzar niveles más altos de productividad, manejo de conflictos y, por supuesto, de liderazgo.

Importancia de la agilidad emocional para el liderazgo y desarrollo personal

Según las autoras, David y Congleton, del artículo publicado en la HBR, suprimir o controlar excesivamente las emociones negativas es un hábito poco saludable, pues afecta el bienestar mental y emocional de los profesionales. 

Perder cuidado de este componente en el entorno laboral genera un profundo desgaste emocional, impactando tanto en la productividad como en la capacidad de liderazgo de los gestores. 

Esto ocurre porque su pensamiento manifiesta cierta rigidez y un patrón repetitivo, poniendo en evidencia una postura antigua y ajena a las tendencias en el campo.

Además del impacto en el liderazgo, la falta de agilidad emocional afecta la toma de decisiones, así como el desarrollo profesional y personal, dado que limita los procesos de innovación, aprendizaje y actualización.

Esto refleja el intento de evitar situaciones o desafíos que puedan sacar a la luz los pensamientos negativos, perdiendo de esta manera oportunidades interesantes tanto para la empresa como para el propio líder.

¿Aún tienes dudas sobre el impacto de la agilidad emocional en la vida de los equipos y líderes organizacionales?

Para ayudarte a entender mejor su importancia en el desarrollo y crecimiento profesional, separamos una lista con los 5 principales beneficios de optimizar la agilidad emocional en el medio corporativo:

  • Ayuda a lidiar de forma más efectiva con la depresión, baja autoestima y ansiedad mediante la comprensión y consideración de los sentimientos.
  • Abre espacio para los cambios considerando un panorama VUCA (volátil, incierto, complejo y ambiguo).
  • Permite posicionarse de acuerdo con los valores y con la perspectiva acerca del mundo. Las emociones negativas generadoras de rabia y tristeza se trabajan bajo la óptica de la aceptación, curiosidad y empatía.
  • Favorece la respuesta a los desafíos cotidianos de forma sensible y de acuerdo con la coyuntura, reciclando así la dinámica de pensamiento.
  • Contribuye a mantener un espíritu orientado a los desafíos, medidas de bienestar y crecimiento.

Por lo tanto, los individuos que se dedican a alcanzar niveles más elevados de agilidad emocional tienden a desarrollarse profesionalmente de forma más efectiva, sacando enseñanzas de las situaciones críticas y aprendiendo con las dificultades en aras de lidiar con sus emociones de forma positiva y poco crítica.

Al conocer la relación entre agilidad emocional, desarrollo profesional y liderazgo, queda claro que el concepto introducido al vocabulario empresarial en 2013 es una de las principales características de un buen líder, por lo cual, potencializarla configura un aspecto clave para el éxito profesional.

7 consejos extraordinarios para desarrollar la agilidad emocional

Los líderes y coaches emocionalmente ágiles no solo promueven importantes cambios en su entorno, sino también incentivan la estructuración de una cultura organizacional dinámica y acorde con los nuevos tiempos.

En el campo de Coaching, la agilidad emocional es un punto clave para el desarrollo de expertos en el área, así como para la preparación de nuevos líderes flexibles y atentos a las tendencias del mercado. 

A continuación, presentamos 7 formas muy útiles y eficientes de mejorar la agilidad emocional y, por consiguiente, convertirse en un profesional exitoso.

1. Acepta tus emociones negativas

En un primer momento, es importante que el líder, o futuro coach, acepte las emociones negativas y entienda que sentirlas hace parte de su proceso de desarrollo, aprendizaje y crecimiento profesional.

De hecho, esto puede parecer un poco fuera de contexto cuando consideramos la importancia de la positividad en el entorno empresarial

No obstante, al conducir el proceso de aceptación con sabiduría, los líderes pueden enseñar por el ejemplo, proporcionando a los colaboradores medios saludables de lidiar con las emociones al paso que evitan tomar decisiones importantes, fundamentándose apenas en el componente emocional.

2. Reflexiona acerca de los desafíos

Es incuestionable la importancia de la comunicación en el desarrollo profesional, no obstante, mirar hacia dentro y conocer sus emociones al punto de identificar desafíos es un aspecto que no debe negligenciarse.

Al detectar retos o no saber cómo trabajar determinadas emociones negativas, podemos buscar mecanismos que ayuden a lidiar de forma más acertada, ya sea mediante terapias o cursos.

3. Cambia tu perspectiva

Cuando enfrentamos una determinada situación, es muy complicado separar los elementos emocionales de los racionales. 

Sin embargo, al entrenar el cambio de perspectiva puedes posicionarte de modo que logres observar el evento desde una óptica diferente.

Esto te permite hacer un análisis crítico sobre tus comportamientos y la forma de cómo gestionas las emociones.

Debes tener en cuenta que tus sentimientos son importantes, pero no definen quién eres. De este modo, puedes aumentar el control de tus emociones ante determinados estímulos.

4. Entiende tus objetivos

Las actitudes se vinculan directamente a los objetivos que alcanzamos. Así, es importante actuar de acuerdo con los propósitos que se desean cumplir. 

Cuando tenemos esto en mente, optimizamos la agilidad emocional frente a situaciones críticas o decisivas.

5. Toma decisiones abarcativas

Según David y Congleton, antes de tomar una decisión y actuar bajo la influencia de las emociones, los líderes deben analizar si las acciones y/o medidas están acordes con sus principios, creando así una cultura fundamentada en valores, principalmente los organizacionales.

6. Apuesta en capacitación

Inyectar dinero en capacitaciones o cursos que estimulen el alcance de mejores niveles de agilidad emocional consiste en una alternativa valiosa, especialmente porque estas vías de conocimiento cuentan con profesionales capacitados para orientar a los estudiantes y, así, maximizar el aprovechamiento del contenido.

Es decir, estos cursos e instancias de capacitación promueven un sólido aprendizaje, dirigido hacia la excelencia y óptimo alcance de resultados en términos de agilidad emocional.

7. Invierte en una formación en Coaching

Entre los cursos más efectivos para desarrollar esta habilidad, destacamos la formación en Coaching. 

La orientación de profesores expertos te ayudará a dar un salto en la interpretación y aceptación de los componentes internos.

Asimismo, promoverá un mejor entendimiento de tus emociones, así como la creación de un mecanismo de toma de decisiones enfocado en la racionalización, en los valores empresariales y en los principios del profesional.

¡Esto ha sido todo!

Como te das cuenta, el autoconocimiento es un pilar sumamente relevante para desarrollar la agilidad emocional. Y una de las formas más eficientes de conocerse mejor es invirtiendo en prácticas mindfulness, terapias con expertos y, por supuesto, en certificaciones de Coaching

¿Quieres potencializar la agilidad emocional?

¡Te invitamos a que conozcas nuestra Certificación de Coaching Ejecutivo! En este programa desarrollarás las competencias de un líder para llevar a tu equipo de trabajo al éxito.

7clavesparainspirarymotivaralaspersonasdeunequipo

7 claves para inspirar y motivar a las personas de un equipo

¿Alguna vez has reflexionado acerca de las razones que desmotivan los equipos de trabajo? En efecto, muchos factores inciden en el desempeño de los colaboradores por lo que saber cómo motivar a las personas se ha convertido en una condición básica de productividad y, sobre todo, de retención de talentos.

Un excelente Coach conoce y conduce a su equipo estimulando el desarrollo de una postura motivada dentro y fuera del perímetro corporativo.

Para eso, crea una relación de confianza con sus liderados, dando soporte y los recursos necesarios para que puedan poner en marcha sus actividades con eficiencia y destreza.

Asimismo, un buen líder motiva a las personas a crecer, proporcionando nuevos conocimientos, guiando con el ejemplo y adoptando buenas prácticas en su área.

¿Te interesa conocer más acerca de la importancia de la motivación? ¡Aquí te lo contamos!

A continuación encontrarás información de valor acerca de la motivación como motor propulsor de la productividad y obtendrás 7 tips increíbles para motivar a las personas en tu organización.

¡No te lo pierdas!

Importancia de la motivación para optimizar la productividad

Después de la primera Revolución Industrial, estimular la buena productividad y un óptimo nivel de rendimiento se convirtió en una prioridad para las empresas.

Para que una empresa crezca en su rubro, debe ejecutar estrategias de mercadeo de primera calidad y presentar ganancias sustanciales. Sin embargo, ¡esto no es todo!

En las últimas décadas, las empresas se han concientizado de la necesidad de invertir en su capital humano, desarrollando acciones que motiven a los colaboradores no solo a producir, sino también a vestir la camiseta del negocio para llevar sus resultados al siguiente nivel.

Dicho en otras palabras, las organizaciones han implementado medidas de gestión de personal con la intención de elevar el grado de satisfacción y motivación de los equipos al punto de convertirlos en poderosos aliados de su rentabilidad.

Esto significa que los resultados financieros satisfactorios y la felicidad de los colaboradores son factores que se encuentran conectados.

Tanto es así que cada vez más empresas implementan programas de recompensas y políticas de recursos humanos en pro de la satisfacción, engagement y motivación de sus profesionales.

No obstante, la motivación de los equipos no solo depende de la buena voluntad de los Coaches y de las prácticas corporativas, sino también de la disponibilidad y proactividad de sus colaboradores.

Así pues, consideramos a la motivación profesional como una responsabilidad compartida fundamentada en dos componentes: intrínseco y extrínseco.

Motivación intrínseca

Este tipo de motivación se vincula a la fuerza interior de cada individuo no dependiendo, de este modo, de factores externos como recompensas financieras.

Así, su principal fuente de estímulo son metas, objetivos, sueños e intereses personales.

Motivación extrínseca

La motivación extrínseca consiste en un incentivo proporcionado por organizaciones o terceros con la finalidad de estimular a que una persona se comporte de determinada manera que contribuya con el alcance de los objetivos empresariales.

Por lo general, las empresas incentivan la manifestación de posturas y actitudes de las siguientes formas:

  • Complementando la remuneración con otros beneficios.
  • Reconociendo públicamente el buen desempeño de sus colaboradores — “funcionario del mes” —.
  • Proporcionando premios por rendimiento.

En definitiva, motivar a las personas es un reto que no solo depende del negocio, sino también de las características y del esfuerzo individual para salir de la zona de comodidad, crecer y entregar mejores resultados a la empresa.

Pero, ¿qué podemos hacer para que los individuos se sientan más motivados tanto en el trabajo como en su vida personal?

7 tips valiosos para motivar a las personas

Un equipo motivado es uno de los factores que inciden directamente en las proyecciones de un negocio, así como en su posicionamiento en el mercado. 

Si los colaboradores se sienten perdidos y perciben que no reciben el debido reconocimiento, tanto la productividad como la calidad de su trabajo inician un movimiento de caída libre.

El turnover y el absentismo aumentan proporcionalmente una vez que los individuos insatisfechos tienden a buscar trabajos alineados con sus expectativas, ya sea en términos de reconocimiento o financiero.

Por este motivo, es tan importante ejercer Coaching promoviendo acciones que optimicen la motivación de las personas. 

Pero, ¡atención! Lo hemos dicho anteriormente y ahora volvemos a hacer hincapié: es importante motivar a las personas al punto que se sientan satisfechas y listas para encarar nuevos desafíos dentro y fuera de la organización.

En este sentido, debemos tener en cuenta que individuos motivados suelen ser más persistentes y dedicados, lo que confluye en un comportamiento más resiliente y autónomo

Si estimulamos el desarrollo de estas habilidades en la empresa, el colaborador tiende a emplearlas en su día a día y, por consiguiente, enraizarlas y optimizarlas aún más, convirtiéndose así en una persona mucho más equilibrada y feliz.

¡Y todo esto repercute en el resultado de su trabajo!

A continuación, te presentamos una lista con los 7 mejores consejos para motivar a las personas dentro y fuera de la empresa:

1. Responsabilízate por los errores

Cuando los resultados no alcancen los retos deseados, no intentes encontrar culpables.

Como Coach, debes estar consciente de que el comportamiento del grupo depende en gran medida de tu postura.

Si al ser confrontado acerca de los resultados desfavorables tratas de encontrar un culpable acusando y puniendo a tu equipo, lo desmotivarás a seguir buscando un camino más exitoso y eficiente. 

Un buen líder asume la responsabilidad y, en el caso de que sea necesario, se dispone a trabajar mano a mano con los miembros de su equipo que desea motivar.

2. Conoce a tu grupo de colaboradores

Prioriza la comunicación fluida con los integrantes de tu equipo, esto te ayudará a entender las particularidades y los objetivos de cada uno.

Consecuentemente, descubrirás qué los motiva para aprender algo nuevo, encarar un desafío o simplemente tener más flexibilidad para ejecutar su trabajo.

Al obtener esa información, podrás gestionar el ambiente laboral para que sea mucho más ameno y satisfactorio, alineándolo a una cultura organizacional que, efectivamente, favorezca el comportamiento de pertenencia y, en consecuencia, la motivación del equipo.

3. Reconoce el trabajo bien hecho

La mayor parte de los gestores proporciona feedbacks cuando ocurren situaciones negativas, sin embargo, una de las formas más eficientes de motivar y valorar el buen trabajo de los profesionales es ofrecerles reconocimientos públicos o particulares.

Asimismo, puedes motivarlos invitando a que participen de reuniones con otros líderes o clientes cuyo tema central sea la presentación de los resultados de un proyecto que han puesto en práctica.

4. Orienta tu fuerza laboral hacia un objetivo común

Antes de todo, es imprescindible que los gerentes informen a sus equipos cuál es la misión de la empresa, es decir, los motivos que son la razón de su existencia.

Refuerza periódicamente el concepto para que todos los colaboradores alineen sus comportamientos a favor del alcance del propósito del negocio.

Luego de dar ese paso, explica varios puntos relevantes de la planificación estratégica de la empresa, así como el papel del equipo en el cumplimiento del plan y la contribución que espera de cada individuo en aras de alcanzar los retos.

5. Delega y desafía

En una empresa, hay personas que logran entregar rápidamente sus tareas a raíz de su experiencia en una determinada función. 

A cambio, muchos profesionales quieren aventurarse emprendiendo nuevos desafíos como desarrollar actividades diferentes en su sector e inclusive, cambiar de departamento para probar otras realidades y dinámicas.

Como buen gestor, debes identificar el mejor momento para delegar una actividad, pero esencialmente necesitas atribuirle la tarea a un colaborador que tenga interés de cumplirla y aprender más durante su ejecución.

Al emprender estos movimientos, lograrás que los individuos más experimentados puedan asumir flamantes desafíos en su carrera al paso que fomentas el aprendizaje de los nuevos talentos.

6. Estimula un ambiente sostenible y flexible

La base de un clima corporativo agradable, cordial y colaborativo es una gestión integrada que promueva comportamientos de escucha activa.

Ante este panorama, el líder se dispone a escuchar las sugerencias del equipo e incentiva la participación de sus integrantes con nuevas ideas y perspectivas.

Más allá de escuchar sus opiniones, el gestor debe aclarar que las propuestas se consideran como una posibilidad real. 

7. Fomenta la cultura del aprendizaje

Para motivar a las personas, las empresas necesitan enfocarse en su crecimiento profesional mediante el desarrollo de capacitaciones e integración de herramientas.

De hecho, vale la pena destacar que es totalmente posible inspirar a los trabajadores poniendo en marcha acciones de bajo costo como:

  • Crear un espacio en el que puedan difundirse oportunidades de becas, concursos y proyectos.
  • Incentivar la participación en eventos como conferencias, seminarios y eventos que fomenten nuevos aprendizajes.
  • Realizar tech talks con miembros del equipo que dominen un determinado tema.

¡Esto ha sido todo por hoy!

Como puedes ver, motivar a las personas proporcionando conocimientos, reconocimiento, soporte y herramientas suficientes para que optimicen sus actividades es indispensable para la continuidad y la expansión de las organizaciones en el mercado. 

Si quieres optimizar la motivación entre los integrantes de tu equipo, sugerimos que pongas en práctica nuestros tips adaptándolos a la realidad de tu negocio. 

Asimismo, recomendamos que confíes en Coaching para convertirte en un líder de excelencia capaz de motivar a las personas en pro de la productividad y la adopción de metodologías de trabajo que favorezcan su rendimiento y la emocionalidad de los liderados.

Al finalizar la lectura de nuestro artículo, ¿te has quedado con alguna duda? ¡No dudes en escribirnos tus preguntas y resuélvelas ahora mismo!

6formasdesuperartusinseguridadesyrecuperartuconfianza

6 formas de superar tus inseguridades y recuperar tu confianza

La inseguridad es una de las principales villanas del desarrollo y crecimiento profesional. Para lanzarse a flamantes desafíos y obtener éxitos en las diferentes esferas de la vida, necesitamos superar inseguridades ejercitando la autoestima y echando por tierra a los pensamientos negativos.

En efecto, una persona insegura acostumbra a dudar de su potencial para llevar a cabo sus proyectos y alcanzar resultados satisfactorios, ya sea en el ámbito personal o laboral, manifestando de este modo una postura de autodepreciación.

Estos pensamientos y actitudes contraproducentes se convierten en un círculo vicioso, impidiendo así que las personas avancen y tengan éxito en su vida.

Si quieres obtener más información sobre el impacto de las inseguridades y conocer las formas más efectivas de superarlas, te recomendamos que leas nuestro contenido con atención.

En las próximas líneas, encontrarás muchos detalles valiosos sobre el concepto y la incidencia negativa de la baja autoconfianza en diversos aspectos de la vida, así como 6 tips geniales para saltar estos obstáculos y alcanzar un estilo de vida más satisfactorio y motivador.

¡No te lo pierdas!

¿Qué son las inseguridades?

La rutina estresante y la elevada competitividad en el mercado de trabajo abren cada vez más espacio para la aparición de creencias limitantes como “no soy suficientemente capaz de acceder al puesto” o “mis resultados no atienden las expectativas del líder”.

Este panorama construido, teniendo como base nuestras relaciones interpersonales y el ambiente en que vivimos, desencadena un estado emocional de apatía y miedo que interfiere directamente en el sentimiento de satisfacción y en la manifestación del placer ante actividades regulares del día a día.

Además de guiarnos por estos aspectos sumamente prácticos, debemos tener presente que el comportamiento de una persona insegura es justamente opuesto al de un individuo seguro. 

Mientras que la seguridad en su competencia y en sus habilidades genera comodidad, tranquilidad y paz, una persona insegura manifiesta sentimientos de temor e incertidumbre.

Como resultado, evita salir de su zona de comodidad y arriesgarse ante nuevos desafíos, pues cree que no cuenta con suficientes conocimientos o competencias para alcanzar buenos resultados.

Teniendo en cuenta todos los puntos señalados anteriormente, definimos a la inseguridad como un estado emocional que suele originarse tras una situación que genere algún tipo de amenaza.

De este modo, el individuo tiende a manifestar creencias limitantes y una conducta insegura frente a la simple inminencia de eventos o situaciones similares, como una reunión en el trabajo con un profesional que ha demostrado cierta antipatía o la venta de un inmueble después de muchos intentos.

Además de las situaciones anteriores consideradas como negativas, las inseguridades también pueden aparecer cuando la persona considera desde temprana edad que no es suficientemente hábil, experto o no cuenta con abundante conocimiento sobre un determinado tema. 

Fíjate que en esta situación, también nos encontramos frente a creencias limitantes que impiden que la persona crezca, ya sea porque, cuando pequeño, su familia le inculcaba deficiencias o porque no se siente capaz o listo para encarar sus cuestiones de frente.

¿Cómo la inseguridad puede afectar la vida y el crecimiento de un individuo?

La persona insegura se ve inexperta, poco hábil, vulnerable y muy poco eficiente. Básicamente considera que no es capaz de hacer frente a los retos de la vida, por lo que recurre a mecanismos de defensa para maquillar su falta de seguridad y confianza en sí mismo.

Esta autoperspectiva negativa genera mucho sufrimiento y desmotivación a lo largo de la vida, puesto que la persona insegura tiende a desistir o no aprovechar muchas oportunidades interesantes o de sueños a raíz de su autoimagen deteriorada.

Asimismo, un individuo que presenta muchas inseguridades puede presentar una gran dificultad para formar lazos de amistad, destacarse profesionalmente y tener un vínculo sentimental.

Ese sentimiento de incompetencia extremadamente fuerte no tiene bases sólidas, pues todos nosotros tenemos atributos y características fuertes y débiles, manifestando un excelente desempeño en cierto campo y un bajo rendimiento en otras áreas.

A contramano de la connotación negativa de las inseguridades, debemos mencionar que sentirse inseguro ante ciertas situaciones es algo inherente de la condición humana y, al manejar el sentimiento dentro de los niveles de normalidad, puede ser muy útil. Entonces, ¿a qué se debe este cambio de óptica?

Como la inseguridad es un sentimiento que puede manifestarse mediante un ligero aumento en la ansiedad y agitación, este se encuadra como un escenario óptimo para hacer que las personas encuentren medios y herramientas para enfrentar la situación y que así sigan adelante.

Por lo tanto, la inseguridad dentro de un rango controlado puede ejercer un papel protector. Así, los problemas empiezan a ocurrir cuando la ansiedad y agitación derivadas de la inseguridad alcanzan niveles muy elevados al punto de perjudicar la salud y/o el bienestar de la persona.

Por ejemplo, un profesional fue orientado a conducir una importante negociación, siendo esta una gran oportunidad para crecer y obtener visibilidad en la empresa

La persona tiene competencia técnica para negociar, comunicarse y ofrecer soporte de primera calidad a la otra parte, sin embargo, la ansiedad alcanzó niveles que la hicieron dudar de su habilidad y conocimiento para lidiar con la situación. 

En este ejemplo, vemos que el miedo acarreó una respuesta excesiva e incluso, indebida, ocasionando que la persona no razone adecuadamente y se acobarde frente a la oportunidad de desarrollo profesional. 

Dicho en otras palabras, la inseguridad hizo que la persona dejara pasar una excelente oportunidad de demostrar sus competencias, así como nubló su buen desempeño y capacidad para ocupar puestos más estratégicos y prometedores.

6 consejos extraordinarios para superar inseguridades

Luego de entender en qué consisten las inseguridades y de descubrir cómo pueden afectar la vida de las personas, independientemente del entorno, te compartimos las 6 medidas más efectivas para superar inseguridades y convertirte en un profesional mucho más arriesgado y exitoso.

1. Haz listas con tus fortalezas y debilidades

Hacer dos listas, una con tus puntos débiles y otra con los puntos fuertes. Esto te ayudará a tener una visión general de tus habilidades, identificando áreas que debes desarrollar, competencias que puedes optimizar y conocimientos que te convierten en un experto en determinado campo.

2. Considera la aparición de paranoias

A menudo, las personas fundamentan sus inseguridades en pensamientos prácticamente paranoicos haciendo hincapié en que terceros intentan dañarlas de alguna manera o burlarse de determinada característica.

Cuando dedicamos tiempo a la detección de comportamientos orientados por dichas trampas, evitamos repetir el patrón e ingresar en un ciclo vicioso que retroalimente las inseguridades, ya sea personales, profesionales o de relaciones.

3. Informa acerca de comentarios inoportunos

Si un compañero de trabajo, familiar, amigo o conocido hace un comentario sobre una determinada situación, característica particular o aspecto que te genere cierto desasociego, ¡hazlo saber!

En este sentido, vale la pena mencionar que la inseguridad abre espacio para opiniones, críticas y consejos, por lo que personas inseguras tienden a padecer con enseñanzas desajustadas o poco empáticas de otras personas, aunque estén colmadas de buena voluntad y afecto.

No está mal pedir espacio y expresar directamente que determinados comentarios y acotaciones son inoportunos, pues esta postura más rígida suele suprimir la posición dominante de la otra parte.

4. Evita compararte con personas que no conoces

Las redes sociales y la búsqueda por destacarse sobre otras personas puede colocarte ante otra poderosa trampa: la comparación indebida. Bajo esta óptica, las redes sociales han fomentado la idealización acerca de la vida de terceros, principalmente, si no los conoces.

La idea de que una persona puede tener una vida perfecta presentando características, cualidades y resultados fantásticos totalmente opuestos a los que manifiestas, puede ser un gran castigo para tu motivación y un detonador para el desarrollo de inseguridades.

Por este motivo, evita reflejar tu comportamiento, acciones y pensamientos en el estilo de vida de otras personas. Usualmente, los individuos solo muestran en sus redes la parte buena de la vida dejando de lado momentos que pueden sugerir fragilidad o baja autoestima.

5. Adopta hábitos saludables

Al implementar medidas sencillas pero efectivas, como estructurar una dieta equilibrada, hacer ejercicios regulares, usar dermocosméticos y dormir 8 horas diariamente, a mediano plazo, obtendrás muy buenos resultados no solo en tu salud, sino también en tu autoestima gracias a los beneficios de estas buenas prácticas en el campo estético.

6. Mira hacia tu interior

Aunque observar el mundo a tu alrededor es crucial para desarrollarte como persona y profesional, echar un vistazo a tu interior permitirá autoconocerte, entender y aceptar tus sentimientos, incluso los negativos.

De este modo, puedes descubrir el impacto de las emociones en tus comportamientos, así como los mecanismos causantes de tus inseguridades.

Además de todos los aspectos señalados, es imprescindible que refuerces tu autoconfianza teniendo orgullo de tu progreso, independientemente de la intensidad o dimensiones de los logros.

Superar inseguridades es un camino sinuoso, no obstante, ¡cuando nos mantenemos enfocados en el propósito, alcanzamos resultados impresionantes!

Esperamos que nuestro contenido haya brindado información suficiente y valiosa acerca del concepto e impacto de las inseguridades.

También anhelamos que, al conocer los mejores tips para superarla, te encuentres listo para adaptarlos a tu realidad, considerando tus puntos débiles, fortalezas y objetivos.

¿Te ha gustado nuestro post y ahora quieres descubrir cómo ILC Academy puede ayudarte a superar inseguridades y recuperar tu confianza? ¡Conoce más información sobre nuestras certificaciones internacionales en el área de Coaching accediendo a nuestro sitio web!

¡Sigue creciendo!

7cualidadesdeunliderpositivoeinfluyente

7 cualidades de un líder positivo e influyente

El sistema laboral tanto en pequeñas como grandes empresas ha estado en constante cambio desde hace varios años. A medida que el panorama corporativo va cambiando, también lo hace el funcionamiento de las organizaciones y, por ende, la gestión y guía del capital humano.

Estas renovaciones han desencadenado nuevas funciones y nuevos problemas, por lo que cada vez es más importante fomentar las cualidades de un líder al interior de las organizaciones.

A pesar de los grandes cambios influidos por el líder, en la actualidad la mayoría de las empresas en el mercado carece de profesionales especializados en el liderazgo.

Esto quiere decir que existe todavía un gran margen de acción para llevar a cabo una transformación positiva dentro del ámbito empresarial.

A continuación, te presentamos un artículo sobre la importancia de desarrollar líderes en las empresas y las 7 cualidades de un líder influyente.

¿Por qué es importante desarrollar las habilidades de liderazgo?

Primero que nada, debe quedar claro que guiar no es lo mismo que mandar, y que un jefe es distinto a un líder. Esta diferenciación es relevante en cuanto a estrategias de liderazgo se trata.

Aunque en un principio puedan parecer similares, lo cierto es que los resultados arrojados tras la gestión de cada uno hacen sobresalir las cualidades de un líder.

Si bien existen muchos tipos de liderazgo, todos se asemejan en algo: mientras la gestión se basa en cumplir objetivos, el liderazgo se centra en enfocarse a una visión conjunta.

Es común que en las empresas se presenten dificultades o incluso crisis por diversas causas: ya sea en el ámbito administrativo, como la falta de resultados financieros o bajo alcance de metas; o en el ambiente laboral, como una organización desequilibrada y hostil o un alto desinterés en el cumplimiento de las tareas por parte de los empleados.

Normalmente, estas situaciones surgen a causa de una falta de motivación, interés o incluso acción de parte de los colaboradores, ya que no cuentan con la confianza de tomar decisiones certeras ni se encuentran apegados a los objetivos de la empresa.

Ahí es donde se vuelve vital la figura del líder en las empresas, puesto que el liderazgo se enfoca en la unificación de la fuerza laboral y la creación de un espacio de confianza y seguridad propicio para el crecimiento grupal e individual, de manera tal que aumente la productividad y prosperidad de la empresa.

Las cualidades de un líder le permiten aprovechar su posición para influir positivamente en el resto de los empleados a fin de crear cambios duraderos que se reflejen en los resultados y que ayuden a cumplir con las metas establecidas con anterioridad.

Es por eso que el liderazgo debe ser primordial en una compañía. Las capacidades, la actitud y la creatividad de un líder impactan directamente en los empleados, pues brinda la confianza necesaria para fungir como el ejemplo a seguir.

7 cualidades fundamentales de un líder

Existen múltiples características que definen una buena estrategia de liderazgo. A continuación, presentamos algunas de las cualidades de un líder más relevantes:

1. Buena comunicación

Es indudable que saberse comunicar con el equipo es una habilidad fundamental.

Por un lado, tener la capacidad de transmitir ideas, atraer la atención de los receptores y utilizar las herramientas y medios de comunicación correctos permitirán mantener alineado el enfoque del grupo.

Por el otro, una comunicación efectiva no es unilateral, es decir, un buen líder debe prestar atención a cada uno de los colaboradores. Así, todos se sentirán bienvenidos de expresarse y se generará un ambiente de confianza y seguridad, además de que se mantendrá una toma de decisiones consensuada.

2. Saber delegar

Este es una de las cualidades de un líder que lo diferencia de un jefe, pues el primero tiene la habilidad para contagiar a sus colaboradores de la importancia de cada puesto que ocupan.

Como vimos antes, no se trata de ordenar, sino de motivar. En ese sentido, el saber delegar permite aprovechar las habilidades de cada miembro del grupo a fin de que se refuerce su compromiso con la empresa.

De esta manera, se estimula la creatividad de los empleados, lo que impacta directamente en la productividad y la optimización de procesos.

3. Visión y enfoque

El estar siempre actualizado y adelantado a las tendencias globales son características fuertes en el desempeño de un buen líder, pues esto favorece a la satisfacción de las necesidades que una empresa requiere según el sector industrial en donde se desarrolle.

Tener una visión clara y atenta ayudará a que se utilicen las herramientas óptimas ya sea para desarrollar estrategias, establecer objetivos o guiar certeramente en la toma de decisiones.

Al visualizar el futuro de la empresa, el líder podrá transmitir una orientación que alinee a cada uno de los miembros hacia un mismo objetivo y brindarles la seguridad y convicción de seguir por el camino que los une.

4. Energía positiva

Como te das cuenta, la motivación es una de las armas más fuertes de un buen líder, y esta nace gracias a su propio poder personal de mantener el dominio de sus emociones.

De esta manera, establecerá las bases para ayudar a promover el equilibrio de emociones, y mantener el optimismo, ya sea del equipo o de un miembro en particular.

Con este reenfoque de la energía grupal se genera un ambiente en pro del bienestar laboral y el trabajo óptimo de los colaboradores.

5. Promover el crecimiento

Este punto es importante no solo porque vela por el desarrollo de la empresa sino también por el progreso de los colaboradores.

Proponer capacitaciones y mantener un seguimiento de estas como guía de su desarrollo es un buen inicio; sin embargo, el papel de un líder debe empujar a más.

Una de las grandes cualidades de un líder es generar ideas innovadoras, promover la transformación y no quedarse estancado en procesos establecidos anteriormente. Es clave mantenerse actualizado.

El impulsar la generación de ideas nuevas creará un sentido de compromiso, pues un ambiente que da la bienvenida al cambio será propicio para que los miembros del equipo no se cansen de buscar mejores soluciones.

6. Priorizar

Como líder, se reciben muchas ideas y propuestas y además se lidia con la guía de un grupo de personas. Es por eso que es fundamental desarrollar la habilidad de organizar las tareas, actividades y proposiciones que beneficien al calendario empresarial y a la estructura organizacional.

Con un orden efectivo no será difícil cumplir los objetivos establecidos por la empresa.

7. Celebrar la victoria

Ser la cabeza de un equipo no se trata solo de delegar, guiar e incentivar, sino también de aplaudir los logros.

Cuando una meta se cumple, el líder debe reconocer el éxito ante el grupo, pues, además de que las personas recompensadas desarrollan un anhelo por una mejora constante, el celebrar los logros fortalece los lazos y la confianza.

Beneficios de desarrollar las cualidades de un líder

La importancia de un buen líder se ve reflejada tanto en el desarrollo individual como en el empresarial.

En ese sentido, algunas de las ventajas de impulsar las principales cualidades de un líder son:

  • Resolución de problemas: al tener un enfoque claro, se mantienen capaces para responder ante las necesidades y proponer soluciones para cumplir con los objetivos.
  • Aumenta el rendimiento: la motivación ejercida por el líder mantiene atentos y comprometidos a los colaboradores a la hora de cumplir con su posición de manera óptima.
  • Adaptación al cambio: ya que el ambiente se desenvuelve en la promoción de ideas innovadoras, el equipo se mantiene siempre flexible y resiliente para recibir algún cambio inesperado.
  • Tolerancia a la presión: este punto va muy de la mano con el anterior, pues las transformaciones conllevan incertidumbre. Sin embargo, el líder mantiene a los colaboradores seguros de sus decisiones y, por ende, cualquier obstáculo que pueda resultar problemático lo enfrentan con la confianza establecida.
  • Salud emocional: al estar motivados a expresarse y contando con un espacio seguro, los miembros aprenden a reconocer sus sentimientos y comunicarlos de manera óptima para comprenderlos y encararlos eficazmente.

¡Ahí lo tienes!

Como ves, un líder cubre uno de los papeles más importantes en las empresas. Y lo más importante es que su apoyo y sus enseñanzas no solo se quedan en el ámbito laboral.

Así, todo buen líder fomenta ideas que se quedan en las personas vayan donde vayan, pues no solo impactan en su desempeño laboral sino además en su perspectiva de progreso, ya sea personal, profesional o relacional.

El mercado laboral seguirá cambiando con el tiempo, pero eso no será ningún obstáculo, pues, como vimos, en las cualidades de un líder se encuentran la resiliencia, la adaptación al cambio y la motivación como pilares para esta profesión.

Ahora que conoces la importancia que recae en un líder y lo relevante que su presencia en cualquier aspecto de la vida, ¡te invitamos a conocer sobre la Certificación Life & Leadership Coaching que impulsará tus capacidades para convertirte en un excelente profesional y seguir transformando la vida de las personas!

queeslaautomotivacionycomodesarrollarlamediantecoaching

¿Qué es la automotivación y como desarrollarla mediante Coaching?

Día con día y hora tras hora, las personas nos enfrentamos a situaciones complejas y cruciales. A medida que tomamos decisiones y nos determinamos a actuar, invertimos una chispa de energía y voluntad.

Pueden existir grandes lapsos de tiempo en donde nuestra atención sea constante y la capacidad para continuar nuestro flujo de actividades y tareas se mantenga a flote.

Sin embargo, mientras avanzamos en nuestras metas, las tareas pueden volverse tediosas y la perseverancia toma posición como un elemento fundamental para el cumplimiento de objetivos.

Ya que la mayoría de nuestros propósitos suelen cumplirse mediante procesos que pueden tomar bastante tiempo, las personas pueden llegar a sufrir de desesperación y desaliento al no percibir resultados instantáneos.

Es aquí donde la automotivación funge como protagonista, pues ayudará a mantener la fuerza mental, el enfoque correcto y superar los obstáculos que se presenten.

Es cierto que existen distintos tipos de apoyo externo, como el de un Coach motivacional capacitado para estimular las aptitudes y desarrollar el potencial del Coachee. Sin embargo, tener la capacidad de impulsarse a uno mismo y tomar la iniciativa para procurar el crecimiento propio es pieza clave para lograr lo que sea que nos propongamos.

Si estás en busca de aprender más sobre la importancia de la automotivación y los elementos que te brindarán la suficiencia personal para incentivarte, ¡no te pierdas este artículo que preparamos para ti!

¿Qué es la automotivación?

Además de ser una pieza clave de la inteligencia emocional, la automotivación es la capacidad de empujarte a ti mismo a seguir las metas que persigues, aquellas que son tuyas y nadie te obliga a cumplir.

Es una fuerza que te impulsa a contar con un comportamiento favorable en ocasiones en las que no sabes por dónde empezar o dudas de las competencias que tienes para conseguir lo que buscas.

Aunque pensar positivo es un factor fundamental, la automotivación no solo depende de poner una buena cara, pues para lograr un gran objetivo se deben cumplir metas pequeñas.

Entonces, esta habilidad también requiere mantener el enfoque y la disposición de realizar tareas que quizás en un primer momento no disfrutes, pero que acatarlas significa un paso más cerca de cumplir tus sueños a futuro.

Para lograrlo, es importante ser conscientes de la situación en la que nos encontramos, para así identificar que muchas veces la desmotivación, aunque pueden influir varios factores, se presenta por la monotonía, las quejas constantes, el estancamiento e incluso el sufrimiento.

El camino a la automotivación

Como ves, la automotivación es un concepto complejo porque se encuentra directamente relacionado con principios y convicciones propias que pueden pasar desapercibidas y, por ende, son difíciles de cambiar.

Sin embargo, justo eso puede al mismo tiempo servir a nuestro favor, ya que siendo conscientes de esa complejidad podemos trabajar con ello en mente hasta alcanzar el poder de controlar las emociones y pensamientos.

¡La autoreflexión es clave! Nuestra condición emocional puede tanto abrirnos como privarnos de grandes oportunidades.

Para mantener la motivación no solo es esencial plantear objetivos, sino además acompañar el proceso con compromiso y dedicación. Tener la capacidad de aventurarse al cambio sin dejar de creer en uno mismo y, de esta manera, no darse por vencido.

Es entregarle tu tiempo a todos los detalles pequeños o grandes, que podrían parecer no tener importancia, pero que sabes que son escalones para llegar a la cima que buscas, estos mismos que te mantienen por el camino correcto.

Así es, la automotivación es el por qué haces lo que haces y la razón por la que continúas haciéndolo.

Una actitud constantemente positiva, alerta y dispuesta tanto a cumplir con pequeñas tareas como a tomar grandes decisiones, suena muy bien, ¿no te parece? La cuestión es aprender a generar y mantener la automotivación. Por eso, ¡presta atención al siguiente apartado!

¿Cómo puedes motivarte a ti mismo?

Aunque los cambios son difíciles y los obstáculos pueden parecer enormes, no son imposibles de superar cuando cuentas con una buena fuente de inspiración.

Así, para hallar el impulso correcto se requiere de persistencia, fuerza y voluntad. Además, existen muchas otras formas de crear lazos firmes de automotivación, tales como:

1. Gestiona tus expectativas

Como ya mencionamos, el querer ver resultados instantáneos puede ser abrumador, sobre todo cuando no los vemos reflejados en la realidad. Así, puede que poco a poco las metas se vayan acumulando al no ser cumplidas y la desesperación nos sorprenda con la creencia de que nuestro sueño es algo imposible de cumplir.

El cerebro se encarga de hacer cálculos todo el tiempo, ya sean cuantitativos o cualitativos. Uno de ellos es el de si «vale la pena», ¿te suena conocido?

Si amontonamos un sin fin de tareas o exigencias, automáticamente en nuestra mente aumentan los niveles de esfuerzo y al no ver resultados concluirá que no vale la pena esforzarse tanto.

Por eso, para mantenerte motivado debes aprender a manejar el estrés, algo que puedes lograr siendo consciente del tiempo que lleva un proceso para no demandar más atención de la necesaria.

2. Metas realistas

Este aspecto va muy de la mano con el anterior. Para enfocar tus energías por el camino correcto se requieren de objetivos claros y concretos que no sean un reto inalcanzable sino una meta factible.

Para establecer aspiraciones plausibles existe la metodología SMART —que, por sus siglas en inglés, significa «inteligente»—, la cual se refiere a determinar objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y en determinado tiempo.

Se trata de una estrategia muy usada por organizaciones, que puedes aprovechar trasladándola a tu vida personal para mantenerte motivado.

Las características de los objetivos SMART mantienen un rumbo fijo que influye a que la automotivación se genere de una manera constante.

3. Ambientes sanos

Contar con ambientes amigables y saludables es una fuente de motivación externa que, a su vez, se internaliza en el sentido propio de inspiración.

Una buena compañía debe conocernos y también a nuestras metas, de esta manera nos mantendrá en contacto con los resultados que deseamos, y externarán opiniones críticas y constructivas que quizá uno no puede vislumbrar solo.

El apoyo de personas que estén dispuestas a ayudarte puede servirte como un elemento de apoyo, aunque siempre es importante recordar que no debes depender de ello para automotivarte, sino tomarlo como un sustento adicional.

4. Celebra tus logros

Ya que las metas más grandes comúnmente conllevan más tiempo, es valioso celebrar los logros de objetivos pequeños, pues eso aporta motivación diaria.

Cuando hayas resuelto un problema, cumplido alguna tarea o superado cualquier obstáculo, es momento de mirar atrás y agradecerte a ti mismo por lo que has logrado.

Dar un paseo, hacer una fiesta, tomar tiempo libre, son algunos de los regalos que puedes ofrecerte para recuperar las energías y mantener tu voluntad para lo que viene.

Coaching como herramienta motivacional

Una de las principales razones por las que la disciplina de Coaching se ha vuelto elemento clave para las empresas es porque cada Coach trabaja con los Coachees para que identifiquen sus fortalezas, conozcan sus aptitudes, desarrollen sus habilidades y gestionen sus espacios laborales y personales de manera correcta.

Sin embargo, uno de las virtudes del Coaching es que no solo sirve para empresas y empleados o para apoyar e instruir a los demás, sino que también puede ayudar a crear un mindset positivo propio.

En las sesiones de Coaching, ya sea presencial u online, los entrenadores relacionan los valores y principios de los Coachees con sus metas y sueños para ayudarlos a conocer su situación y menguar su sentimiento de intranquilidad.

El profesional de Coaching sabe la importancia de valorarse a uno mismo, por lo que se encarga de encontrar las virtudes de las personas que no saben que tienen y muchas veces solo necesitan un empujón para aflorar.

Además, el Coach toma en cuenta la personalidad de cada Coachee, lo que ayuda a que estos conozcan sus emociones para gestionarlas de manera efectiva y que, en lugar de fungir como obstáculos, sirvan como detonadores de entusiasmo.

De esta manera, los entrenados enfocan esas habilidades desarrolladas a un camino certero con seguridad y voluntad.

Entonces, ¿cómo puedes trabajar en la automotivación con Coaching? ¡Sencillo!

Al formarte como profesional de Coaching, obtendrás todos los conocimientos anteriormente mencionados, los cuales, sí, pueden ayudar a las demás personas, pero una vez que los conoces ya cuentas con todas las herramientas necesarias para ponerlas en ¡práctica contigo mismo!

¡Ahí lo tienes!

La desmotivación puede ser un gran enemigo, sin embargo, recordarse a uno mismo que el fruto de nuestro esfuerzo se verá reflejado con grandes recompensas y rodearse de ambientes y personas sanas es un impulsor sumamente fuerte que nos mantiene concentrados y enfocados en nuestras metas.

Recuerda que el cambio en tu vida no sucede de la noche a la mañana. Si quieres lograr tus metas empieza por dar pasos pequeños y cumplir tareas concretas que te acerquen cada vez más a tu objetivo final.

Si quieres empezar a transformar tu vida, o la de los demás, ¡te invitamos a que conozcas las certificaciones ILC Academy! Entra en contacto con nosotros y cuéntanos cómo podemos ayudarte para que comiences a ¡germinar tu mentalidad automotivadora!

q1coachingdevidaqueesycualessonsusbeneficios

Coaching de vida: ¿Qué es y cuáles son sus beneficios?

Coaching de Vida es un acompañamiento en confianza incondicional y presencia plena que permite ver posibilidades donde antes solo había barreras, elevando tu energía y desempeño para cumplir con tus objetivos.

Es una disciplina profesional capaz de ayudar a cualquier persona en diferentes contextos de su vida personal, emocional, laboral y familiar; proporcionando herramientas de valor que lo guían hacia un bienestar integral.

¿Quieres conocer más sobre Life Coaching? ¡Entonces te encantará este artículo!

¿Qué es Coaching de Vida o Life Coaching?

El creciente interés de miles de personas por adquirir y mejorar sus habilidades blandas, o soft skills, demuestra que vivimos un momento trascendental en el desarrollo y evolución de la consciencia humana.

Es por eso que Coaching de Vida o Life Coaching surge como una herramienta fundamental para satisfacer esta demanda y contribuir en la transformación integral de los seres humanos.

Ahora bien, podemos definir que Coaching de Vida es un tipo de disciplina de bienestar personal y profesional que ayuda a las personas a realizar cambios importantes en sus vidas.

Los Life Coaches son aquellos profesionales que usan las diferentes herramientas provistas en su formación, con el propósito de brindarles a sus clientes técnicas para mejorar sus relaciones, carreras y rutinas diarias.

Life Coaching puede permitirle a cualquier ser humano alcanzar nuevos niveles de consciencia sobre sus propios objetivos e identificar los obstáculos que cargan consigo mismos. Todo esto, con la intención de crear estrategias integrales para sobreponerse a cualquier reto o desafío que enfrenten.

Al crear estas planificaciones, los Life Coaches sirven como un puente hacia la reflexión de las propias habilidades y destrezas que tienen las personas. Esto les permite usar estas fortalezas a su favor, al mismo tiempo que sirven como soporte necesario para alcanzar cambios realmente perdurables.

¿Cómo surgió Life Coaching?

En principio, es importante aclarar que Life Coaching no tiene una fecha específica de inicio dado que los seres humanos siempre han estado interesados desde hace miles de años en desarrollar sus capacidades innatas con el fin de mejorarlas y ofrecer mayor valor a sus comunidades.

Sin embargo, teóricamente, Life Coaching como disciplina deriva de diversas materias como la gestión empresarial, la psicología deportiva y el desarrollo enfocado de diversas técnicas, tales como el entrenamiento de la sensibilidad y la terapia primaria.

Life Coaching, como lo conocemos hoy en día, surgió popularmente a finales de los años 90 con el afianzamiento de la imaginación social como uno de los valores fundamentales que definen la ciencia y el arte de Coaching.

Esta disciplina, entonces, se puede atribuir a los avances que se realizaron durante los años 70 y 80, cuando esta forma de Coaching era considerada como autoayuda en ámbitos empresariales.

Es por eso que los estándares fueron diseñados con el propósito de brindar los principios que los profesionales de esta industria utilizan para desenvolverse como Life Coaches.

Entonces, Coaching de Vida de esta nueva era trata de proporcionar un marco de referencia que estimule la examinación de los procesos mentales y emocionales de las personas.

Características principales de Coaching de Vida

Para apreciar integralmente esta profesión, es necesario recordar que los seres humanos somos criaturas extremadamente complejas con habilidades innatas para experimentar diferentes deseos, tentaciones, complejos, inseguridades, miedos e impulsos.

Coaching de Vida trata de proporcionarle a las personas las herramientas y técnicas para aprender a controlar estas sensaciones viscerales y reacciones con la intención de equilibrarlas y adaptarlas a las estructuras básicas de moral y lo que creemos que está bien o mal.

Ahora bien, Coaching de Vida cuenta con características propias que vale la pena mencionar y aprender para diferenciarlo de otras disciplinas.

1. Autoconciencia

El conocimiento de uno mismo es la principal característica de Life Coaching y la intención principal de la disciplina. Esto porque nuestras fortalezas y limitaciones, creencias y valores, prejuicios y filtros perceptivos solo son accesibles a través de la autoconsciencia para cambiarlas o mejorarlas a placer.

2. Inspiración

Asimismo, Coaching de Vida busca inspirar usando el ejemplo, lo que significa que un Coach debe animar a asumir riesgos y ayudar a que la persona entienda que el fracaso es el resultado de malas decisiones.

3. Fomenta las relaciones

A pesar de que Coaching de Vida persigue el desarrollo de personas independientes, también se caracteriza por trabajar el desarrollo de relaciones interpersonales. Por lo que la interacción entre el Coach y el Coachee debe estar basada en comunicación, confianza y honestidad.

4. Flexibilidad

El proceso de Coaching sigue las prioridades del Coachee, por lo que el proceso de Life Coaching se caracteriza por ser flexible y adaptativo con respecto a las necesidades y expectativas de quien recibe la guía.

Dicho esto, es prudente hablar de las responsabilidades que tiene el Life Coach con respecto a su profesión y por qué no debe ser confundido con un terapeuta.

El papel del Life Coach

Ahora bien, para definir enteramente lo que es Life Coaching, es importante hablar de quién es el Life Coach y qué hace.

Un Coach de Vida es un profesional entrenado y capacitado para maximizar el potencial de un ser humano en función de los resultados deseados.

En ese sentido, los Coaches de vida poseen un entrenamiento exhaustivo que los capacita para hacer preguntas realmente adecuadas, comunicar efectivamente y llegar a lo más profundo de la psiquis y la sensibilidad de las personas para descubrir sus necesidades y deseos.

La relación entre el Life coach y el Coachee tiene que:

  • Identificar, clarificar y crear la visión que el Coachee desea a través de sesiones.
  • Usar los conocimientos del Coach para modificar los objetivos de acuerdo a las necesidades del Coachee.
  • Motivar el desarrollo y el autodescubrimiento.
  • Nutrir y brindar estrategias bajo un plan de acción basado en lo que encaje mejor con los objetivos, personalidad y visión del Coachee.
  • Fomentar la responsabilidad para elevar la productividad.

Beneficios de Coaching de Vida

Un Coach de Vida puede tener un impacto profundo en la vida personal y profesional de las personas. Además, los beneficios pueden generar grandes dividendos inmediatamente en la vida del individuo y perdurar a través de los años.

Algunos de los más importantes son:

1. Autoconocimiento

Un estudio elaborado por BetterUp demuestra que uno de los grandes beneficios que proporciona el Life Coaching, es que se enfoca en el autoconocimiento y la introspección. Un valor crucial y una habilidad fundamental para las personas tanto en su vida personal como profesional.

De esta manera, los Coaches pueden trabajar para construir poderosas habilidades que los ayuden a ingresar a áreas que deseen desarrollar o potenciar.

2. Resiliencia

Apoyándose en el feedback que se obtiene durante el autoconocimiento, las personas pueden desarrollar una tolerancia optimizada hacia el estrés, en otras palabras: resiliencia.

Cuando una persona obtiene resiliencia está mucho más abierta a los cambios y a adaptarse a nuevas condiciones de vida.

Asimismo, esta persona se vuelve mucho más tolerante a circunstancias cuesta arriba, lo que favorece a la disminución sustancial de sufrir el denominado burnout y aumentar la satisfacción y el bienestar.

3. Colaboración

Trabajar con otras personas, o en equipo, siempre es una actividad compleja y que requiere que todos los involucrados estén comprometidos con el desarrollo personal.

En ese sentido, a través de Life Coaching, una persona será capaz de encontrar las motivaciones y compromisos subyacentes de cada individuo para sacar el máximo provecho.

Esto provoca una reducción considerable de los conflictos e incrementa la productividad y la confianza, así como mejora la toma de decisiones y ayuda a estimular un mejor manejo del tiempo y las emociones en pro de contribuir más eficientemente al equipo.

4. Balance

A través de Coaching de Vida, las personas pueden tomar tiempo para establecer sus prioridades y trabajar para hacerlas parte más importante de sus propias vidas.

Esta disciplina permite empoderar a los individuos para crear y mejorar su ritmo de vida, lo que tiende a generar una mejor satisfacción personal y laboral.

5. Comunicación

Por último, produce grandes beneficios en las capacidades de comunicación de las personas. Desarrolla habilidades comunicativas para ayudar a individuos en todos los aspectos de su vida.

¿Cómo convertirse en un Coach de Vida o Life Coach?

Un programa de Life Coaching permite ofrecerle a las personas los fundamentos y prácticas para producir cambios significativos y potenciadores que generan avances sustanciales en diferentes aspectos de su vida.

A través de intervenciones estratégicas de Coaching de Vida se puede contribuir con el desarrollo de otros seres humanos e impulsar su posicionamiento para promocionar y ofrecer servicios con alto grado de profesionalismo.

Al contar con una Certificación de Life Coaching de ILC Academy podrás elevar tu impacto y desempeño profesional a través del aprendizaje e implementación de estrategias avanzadas de intervención en elevación de alto impacto.

¿Quieres conocer cómo podemos ayudarte a continuar tu ruta hacia tu transformación personal? ¡Regístrate aquí y haremos contacto contigo para resolver todas tus dudas!